Malcorra asegura hay que huir del proteccionismo para luchar contra pobreza

Por El Nuevo Diario Martes 21 de Febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, MADRID.- La canciller argentina, Susana Malcorra, afirmó hoy que su país cree "muchísimo en la Cooperación Sur-Sur" y abogó por huir de "las señales de cierre y proteccionismo que estamos viendo hoy en el mundo" para luchar contra la pobreza y la desigualdad.

La ministra se expresó así junto a la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, en la presentación de la novena edición del Informe de la Cooperación Sur-Sur que analiza y registra las experiencias que los países de la región tienen en este tipo de cooperación horizontal.

Dicho informe, lanzado en Montevideo (Uruguay) en noviembre del pasado año y elaborado por la Secretaría General Iberoamericana (Segib), recoge 1.395 iniciativas bilaterales, triangulares y regionales de múltiples sectores que se dieron en 2014.

Malcorra, que acompaña al presidente Mauricio Macri en su visita de Estado a España, subrayó el compromiso que "históricamente" ha tenido Argentina en cooperación, una "posición de Estado", según afirmó, que "trasciende a las variaciones de la política interna".

En ese sentido, aseguró que Argentina "tiene una agenda Sur-Sur muy amplia" en la que se centra en el "desarrollo sostenible de la agricultura" y las cuestiones relativas a la obtención y saneamiento del agua.

"Creemos que la seguridad alimentaria y el acceso al agua servirá para minimizar la mala oportunidad de creación de conflictos de aquí en adelante", explicó Malcorra.

La ministra hizo un repaso de lo "logrado" en 2016, con la aprobación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que priorizan el fin de la pobreza, así como la agenda del desarrollo para 2030 o el pacto contra el cambio climático que se firmó en París el año pasado.

Pese a ello, la canciller argentina llamó la atención sobre los procesos "de cierre y proteccionismo" que algunos países están llevando a cabo y que, a su juicio, pondría en peligro la financiación necesaria para cumplir con los ODS y la Agenda 2030.

"Muchas veces una visión aislacionista de las agendas no nos permite llevarlas a cabo", argumentó Malcorra, quien criticó que fuera la parte de la financiación la que quedara "más coja" en la Agenda 2030, que tenía "una apuesta muy grande por el sector privado".

En su opinión, esa "pata está sufriendo un enorme riesgo de quedarse muy corta" y pone en peligro que las acciones expuestas en dicha agenda mundial sean "una realidad".

Por último, la canciller destacó el papel de la Secretaría General Iberoamericana en la redacción del Informe de la Cooperación Sur-Sur y su liderazgo en esta materia y justificó la ubicuidad de un trabajo de análisis como este, que el próximo año cumplirá su primera década de publicación ininterrumpida.

"En la Cooperación Sur-Sur y triangular, donde Iberoamérica tiene todo por brindar, lo que no se mide, no se mejora y lo que no se mejora es un gran problema", zanjó la argentina.

Por su parte, la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, reivindicó una cooperación "más horizontal y solidaria" en la que "todos los países tienen algo que enseñar y algo que aprender".

Grynspan subrayó que este trabajo "vuelve a demostrar que Iberoamérica no está de espaldas al mundo" y que "tiene todo para dar a un mundo más solidario y recíproco en las relaciones internacionales" para lograr "un mundo mejor y una cooperación que esté mucho más cerca de los ciudadanos".

Asimismo, la segib aprovechó para recordar que este tipo de cooperación "es un complemento y no una sustitución" de la ayuda oficial al desarrollo que los países de manera individual ha de destinar de su Producto Interior Bruto.

"Se trata de una cuestión de forma y no de cantidad, hemos de contribuir con otros tipos de cooperación y lograr que los países pongan en liderazgo su propio desarrollo", finalizó Grynspan.