Malasia reimplanta visados a norcoreanos por tensiones tras asesinato de Kim

Por El Nuevo Diario jueves 2 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, BANGKOK.- Malasia reimplantará la obligatoriedad de visados a los ciudadanos de Corea del Norte a raíz de la tensión surgida entre ambos países tras el asesinato en Kuala Lumpur de Kim Jong-nam, hermano del líder norcoreano, Kim Jong-un.

El viceprimer ministro de Malasia, Ahmad Zahid Hamidi, precisó hoy que el Ejecutivo cancelará por "razones de seguridad" el acuerdo de viaje con Pyongyang y exigirá a partir del lunes próximo visado a los norcoreanos que lleguen al país.

"Espero que la decisión del Ministerio de Interior (de cancelar la exención de visado para norcoreanos) sea implementada por el Departamento de Inmigración por el bien de la seguridad nacional", dijo Ahmad Hamidi, quien ocupa también la cartera de Interior, a la agencia estatal Bernama.

La fricción diplomática surge a raíz del envenenamiento con un potente tóxico de Kim Jong-nam, aunque las autoridades malasias aún no le han identificado formalmente a la espera de poder cotejar el ADN con el de algún familiar y se refieren al fallecido como a Kim Chol.

Es el nombre que figuraba en el pasaporte diplomático de la víctima, que fue asaltada por dos mujeres el pasado 13 de febrero mientras imprimía la tarjeta de embarque en una terminal de salidas del aeropuerto de Kuala Lumpur.

Las imágenes captadas por las cámaras de seguridad muestran cómo una de las féminas restregó el rostro del fallecido con el supuesto veneno, identificado por un departamento policial como el agente nervioso VX, que terminó en cuestión de minutos con la vida de Kim Jong-nam.

Ayer, la Justicia malasia imputó el delito de asesinato a las dos sospechosas detenidas, la indonesia Siti Aisha y la vietnamita Doan Thi Huong, quienes alegan que habían sido contratadas para gastar una broma a la víctima y que, de ser halladas culpables, afrontan la pena de muerte.

La Policía malasia considera que las dos mujeres fueron reclutadas para cometer el asesinato por cuatro norcoreanos que huyeron a Pyongyang el mismo día del crimen y ha pedido ayuda a la Interpol para localizarlos.

Además de a las mujeres, las autoridades malasias mantienen bajo custodia a un norcoreano identificado como Ri Jong Chol, quien supuestamente trabajó como chófer para los cuatro compatriotas huidos.

Sin embargo, ante la ausencia de pruebas que le incriminen en el asesinato, Ri Jong Chol será "puesto en libertad" mañana para acto seguido transferirlo a inmigración y enviarlo de vuelta a su país de origen, declaró el fiscal general malasio, Mohamed Apandi, al canal Channel News Asia.

Las autoridades malasias también han pedido interrogar a un diplomático de la embajada norcoreana y a un empleado de la aerolínea estatal que fueron vistos despidiendo a los cuatro sospechosos en el aeropuerto.

Corea del Sur y Estados Unidos atribuyeron el asesinato de Kim Jong-nam a agentes norcoreanos, mientras que Pyongyang cuestionó la investigación policial y acusó a las autoridades malasias de conspirar con sus enemigos.

"Actuamos con severidad para garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos. No utilicen Malasia como un lugar para ejecutar las payasadas que ustedes piensan que pueden llevar a cabo (…) No queremos crear enemigos, pero han utilizado Malasia como lugar para ejecutar su propia agenda", sentenció el viceprimer ministro.

Una delegación norcoreana llegó el martes a Kuala Lumpur para reclamar el cuerpo de Kim Jong-nam, al que han evitado referirse con ese nombre.

El emisario que encabeza la misión, el exembajador norcoreano en la ONU Ri Tong Il, rechazó hoy la versión malasia y negó que la víctima fuera asesinada con el agente VX.

En una declaración ante su embajada, Ri dijo que el fallecido tenía un historial médico de problemas cardíacos y presión sanguínea alta y aseguró que hay fuertes indicios de que este murió a causa de un ataque al corazón, según Channel News Asia.

El diplomático también dijo que, de tratarse del agente VX, deberían enviarse muestras a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas.

Malasia ha advertido a Corea del Norte de que no cambiará "la causa de la muerte" ni entregará el cuerpo a la legación norcoreana hasta que compare el ADN del cadáver con el de un familiar para identificar al fallecido.

Ambos países habían mantenido relaciones diplomáticas cordiales desde la década de 1970 y tenían un comercio basado en la exportación de aceite de palma, caucho y automóviles al país comunista, valorado en 18 millones de ringgit (unos 4 millones de dólares o 3,8 millones de euros) anuales.

Apple Store Google Play
Continuar