Malasia amenaza con expulsar al embajador norcoreano por “escupir mentiras”

Por El Nuevo Diario Viernes 24 de Febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, BANGKOK.- Las autoridades de Malasia advirtieron hoy al embajador de Corea del Norte que será expulsado del país si sigue "escupiendo mentiras" sobre la investigación Policial por la muerte la semana pasada de Kim Jong-nam.

El ministro de Exteriores de Malasia, Anifah Aman, recordó al emisario norcoreano, Kang Chol, que necesita la confianza del gobierno malasio para seguir ejerciendo en el país después de que este cuestionara la credibilidad de la investigación policial.

Pyongyang responsabilizó a Malasia por la muerte del hermano mayor del líder norcoreano el 13 de febrero en el aeropuerto de Kuala Lumpur y la acusó de haberse confabulado en una conspiración con Corea del Sur, que atribuyó la muerte a agentes norcoreanos.

"Como embajador en Malasia debe comprender que debe gozar de la confianza del gobierno de Malasia. Espero que comprenda lo que quiero decir con gozar de la confianza del gobierno", dijo Anifah a la prensa según Channel News Asia.

El canciller defendió la investigación policial, que calificó como "objetiva, imparcial y transparente" y la actuación del gobierno con las autoridades norcoreanas.

"El embajador ha sido informado del proceso pero sigue con estos delirios y escupiendo mentiras y acusaciones contra el gobierno malasio", aseguró Anifah.

"Si sigue repitiendo estas acusaciones sin fundamento, será expulsado", añadió.

La Policía de Malasia indicó hoy que Kim Jong-nam murió a causa del agente nervioso VX, considerado como una arma química, con el que dos mujeres le rociaron la cara mientras hacia cola para embarcar en un vuelo a Macao, donde residía.

Las dos mujeres, una indonesia y una vietnamita, son junto a un químico norcoreano los únicos detenidos por el suceso.

Las autoridades malasias reclaman a cuatro norcoreanos, a los que acusa de planear el ataque, y ha pedido interrogar a un diplomático de la embajada y un empleado de la aerolínea estatal que habrían sido vistos con los sospechosos antes de que estos huyeran del país.

Las autoridades malasias aún no han identificado formalmente la identidad de la víctima mientras esperan que algún familiar lo reclame para cotejar su ADN