Madrid 11M, a dieciséis años del atentado de Atocha

Por Camila García Durán miércoles 11 de marzo, 2020

EL NUEVO DIARIO; MADRID.- Madrid amanecía este miércoles con sol y un calor impropio de estas fechas, pero también con el miedo lógico del avance del coronavirus, ese bicho al que ya todos conocemos por su nombre. Hace 16 años, un 11 de marzo la capital se despertó con miedo, el miedo de la masacre que segó la vida a 191 personas en el mayor ataque terrorista de Europa.

Dos 11 de marzo diferentes, pero a los que ha unido el miedo. El 11 de marzo de 2004 nada hacía presagiar la tragedia que inundó de silencio una ciudad siempre bulliciosa. Hoy, 11 de marzo de 2020, también Madrid estaba más callada, con los más pequeños recluidos en sus casas y los mayores haciendo teletrabajo. Los que pueden, claro.

Hoy, como desde hace años, la puerta de Murillo del parque del Retiro ha sido la entrada oficial del acto conmemorativo de los atentados terroristas del 11M, el homenaje que la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) celebra cada año en el Bosque del Recuerdo.

Como otros años estaban apostadas las mismas “furgonas” de la Policía Nacional -imposible el teletrabajo para los agentes-, era el mismo el espacio el reservado para los coches oficiales, también era el mismo el equipo de la AVT el que organizaba e pasillo y a los periodistas…(por cierto, estos bastante numerosos).

Todo preparado como siempre, pero el maldito virus también se ha hecho notar y la afluencia de público ha sido bastante más reducida que en los otros aniversarios. Menos uniformes de las fuerzas de seguridad, menos políticos, menos familiares de víctimas…

Ha sido el único acto destacado este día junto con el celebrado en la fachada principal de la Real Casa de Correos de la Puerta de Sol, sede del Gobierno regional, frente a la placa conmemorativa en recuerdo a los fallecidos, a los heridos y a quienes les socorrieron el día de los atentados. También con menos afluencia.

Ni la calle Téllez, ni las estaciones de Atocha, del Pozo del Tío Raimundo y de Santa Eugenia tendrán hoy sus actos de homenaje, pero los familiares de los que murieron en los trenes les rendirán su merecido tributo, aunque sea recluidos en sus casas.

El coronavirus ha obligado a desconvocar actos, pero la AVT no ha querido suspender el suyo, quizá porque era al aire libre y quizá porque sabía que la menor presencia de invitados podía permitir dejar ese ya casi preceptivo metro de separación entre uno y otro para sortear al virus.

No ha habido ese metro entre los periodistas que se han arremolinado, sin prevención alguna, en torno al líder de la oposición, Pablo Casado, para un “canutazo”. (¿Habría que sugerir que las declaraciones de los políticos también se suspendan? ¿Por lo menos, los “canutazos”?)

A las doce del mediodía y pese al buen tiempo, en el Retiro se dejaba notar el miedo al coronavirus. Estaba casi vacío, incluso de “runners”.

Mientras, en el escenario del recuerdo al 11M sonaba la música que lleva sonando 16 años, como resuenan por el micrófono, esté quien esté de presidente/a de la AVT, las mismas palabras: Verdad, Dignidad y Justicia, así, con mayúsculas.

Hoy, una vez más, la política se ha colado en los discursos. En esta ocasión, los apoyos de Bildu a Pedro Sánchez para formar gobierno se han llevado los reproches.

Pero hoy nada importaba tanto como el coronavirus. Los corrillos pre y post acto lo corroboran. ¿Se va a “cerrar” Madrid?

Anuncios