Madre de estudiante de origen dominicano asesinada por la MS-13 invitada por Trump  

Por Miguel Cruz Tejada martes 30 de enero, 2018

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK._ Como parte de su estrategia de combate para tratar de exterminar la pandilla Ms-13, el presidente Donald Trump, invitó a la señora Evelyn Rodríguez, cuya hija Kayla Cuevas, de origen dominicano, fue asesinada por pandilleros en Long Island en 2016, junto a su compañera de estudios, la afroamericana Nisa Mickens de edad.

Los cuerpos de las dos adolescentes presentaban signos de haber sido golpeados objetos contundentes y  heridas de arma blanca. Fueron encontrados en una calle del suburbio de Brentwood, donde vivían y donde la MS-13, tiene uno de sus principales focos en Estados Unidos.

Desde que fueron ultimadas, las autoridades locales de Long Island y los federales, le atribuyen al menos 25 asesinatos a los pandilleros, y docenas de ellos han sido arrestados desde entonces, siendo un grupo acusado por los asesinatos de las estudiantes.

La señora Rodríguez, de origen puertorriqueño que demandó por $100 millones de dólares al Departamento de Educación de Long Island, alegando negligencia en proteger su hija que había sido amenazada por pandilleros, dijo que se siente honrada con la invitación de Trump en el acto denominado el Estado de la nación, que cada año para esta fecha, encabezan los mandatarios norteamericanos, y le dijo al periódico NY Times que no le tocará el tema de inmigración al presidente.

Dijo que no va a la Casa Blanca por motivos políticos, sino para pedir al presidente fondos para los alumnos  de las escuelas de Long Island, zona que ha sufrido un recrudecimiento de la violencia de la pandilla MS-13.

“Quiero que se asegure de que vamos a tener los fondos apropiados para los recursos para nuestros niños”, dijo la madre el domingo en declaraciones el influyente periódico.

Los investigadores dicen que  una semana antes de morir, Cuevas y otras amistades tuvieron una disputa  con miembros de la MS-13 en la escuela secundaria de  Brentwood y fueron amenazadas con asesinarlas por los pandilleros.

Los presuntos asesinos en marzo del año pasado cuatro presuntos pandilleros de MS-13 fueron arrestados y acusados por los asesinatos de Kayla Cuevas y Nisa Mickens.

“No estoy aquí por intereses políticos de nadie. Solo quiero que se haga lo correcto. Todos deben poner sus agendas políticas a un lado y pensar en lo que está pasando en nuestro país”, agregó.

Dijo estar de acuerdo con que los criminales sean deportados porque no merecen vivir en Estados Unidos.

Pero señaló que todos tienen derecho a lograr el sueño americano, porque son buenas personas y que aportan y devuelven a sus comunidades parte de lo que han conquistado.

Las muertes de las dos estudiantes  conmocionaron a toda la ciudad y la nación.

Trump ha dicho que los pandilleros logran entrar a Estados Unidos, gracias a la flexibilidad del actual sistema migratorio que busca cambiar.

Él y altos funcionarios del FBI y la justicia, han estado reuniéndose con residentes en Brentwood, a quienes prometieron mantener una “guerra” permanente contra los pandilleros.

Los defensores de los derechos de inmigrantes, lo acusan de usar el tema de las pandillas para justificar la persecución y la deportación de cientos de inmigrantes que trabajan honradamente en Estados Unidos.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar