Macron, un ojo en el traspaso de poderes, otro en candidaturas a legislativas

Por El Nuevo Diario Sábado 13 de Mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, París, EFE.- El presidente electo de Francia, Emmanuel Macron, pasó este sábado el día ocupado con los preparativos del traspaso de poderes que tendrá lugar mañana, pero sin olvidar las candidaturas de su partido para los comicios legislativos, que desde su presentación el jueves han vivido un traspiés tras otro.

El principal de todos ellos es el contencioso abierto con su aliado centrista François Bayrou que ayer daba impresión de estar en vías de solución, pero que hoy no lo parecía tanto, después de que el secretario general de su formación, Richard Ferrand, puntualizara que, al hablar aquél de un compromiso, había sido "optimista".

Bayrou, quien el jueves al final de la tarde abrió un capítulo de cacofonía desastroso en términos de imagen al considerar que la lista provisional de 428 candidatos de la formación de Macron La República en Marcha incumplía los términos del compromiso que había suscrito con éste el 22 de febrero, 24 horas después dijo que se había logrado un principio de acuerdo "sólido y equilibrado".

El líder centrista se había quejado de que esa lista sólo incluía a 35 miembros de su partido, el MoDem, cuando él esperaba tener una participación en torno a una cuarta parte, que es la contribución que estima que tuvo su apoyo al socioliberal Macron en términos de electores en la primera vuelta de las presidenciales, el 23 de abril pasado.

Bayrou y Macron estuvieron hablando el jueves por la noche para desbloquear la situación y, a partir de ahí, se fraguó el supuesto compromiso, que no se ha hecho público, pero que, según el diario "Le Monde", garantiza al MoDem "un poco más de un centenar" de investiduras de La República en Marcha cuando se conozcan todas, lo que está previsto de aquí al próximo miércoles.

Sin embargo, el secretario general de la formación, Richard Ferrand, sembró más confusión hoy al asegurar al canal BFMTV que "no ha habido y no habrá nunca un acuerdo de aparato".

Ferrand indicó que la comisión de investiduras examina "propuestas de candidaturas" del MoDem, pero que lo hace con una guía de acción que "no cambiará", que es "la renovación" de la clase política.

Horas antes, Macron había acudido a alentar a sus candidatos -reunidos a puerta cerrada en el Museo del Quai Branly de París- para decirles que son "la nueva cara de la política francesa", puesto que un 52 % de todos ellos no ha tenido nunca un mandato por elección y un 77 % no lo ejerce en la actualidad.

Les recordó que tienen "una responsabilidad inmensa" para "transformar el país".

Antes de acudir al Museo del Quai Branly, se reunió con el presidente del Senado, Gérard Larcher, quien por jerarquía le sustituiría en sus funciones en caso de tener algún impedimento, para abordar diferentes cuestiones institucionales.

Una entrevista que sirvió para que el nuevo presidente señalara que no tiene intención, "en el estado actual de su proyecto", de aplazar como se había especulado las elecciones senatoriales, programadas para el próximo 24 de septiembre, pues la mitad de la Cámara alta se renueva por sufragio indirecto.

Sobre la ceremonia de traspaso de poderes, se sabe que comenzará mañana a las 10.00 hora local (08.00 GMT) con la llegada de Macron al Palacio del Elíseo, donde le estará esperando el jefe del Estado saliente, el socialista François Hollande.

Tras el encuentro de rigor entre ambos, durante el cual Hollande le comunicará los códigos nucleares y otras informaciones confidenciales, se sucederá una serie de ceremonias que tendrán continuidad con un homenaje a los soldados caídos en el Arco de Triunfo y una visita al Ayuntamiento de París por la tarde.

La Prefectura de Policía va a desplegar cerca 1.500 agentes de las fuerzas del orden y a poner en marcha un conjunto de medidas de seguridad que incluyen el cierre al tráfico en un perímetro que cubre todo el entorno de los Campos Elíseos.

Una de las principales medidas que tendrá que anunciar Macron en las primeras horas de su mandato (en principio se espera para el lunes, aunque no se descarta que se adelante al domingo por la tarde-noche) es el nombramiento de su primer ministro.

Su designación será crucial de cara a la batalla de las legislativas, en las que el presidente más joven en toda la historia republicana de Francia (39 años) se juega tener o no una mayoría parlamentaria para poder aplicar su programa. EFE