Macri achaca huelga de profesores argentinos al “oportunismo”

Por El Nuevo Diario Lunes 6 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, BUENOS AIRES.- El presidente argentino, Mauricio Macri, achacó hoy al "oportunismo" de los líderes sindicales la huelga de profesores que paraliza desde este lunes, por al menos 48 horas, el comienzo del curso lectivo en escuelas de todo el país.

"Lamento mucho que muchos hayan vuelto a elegir el oportunismo a través de un paro. Ya hemos probado décadas haciendo paros. ¿Y cuál ha sido el resultado? Cero. Nada ha mejorado, hemos ido empeorando", afirmó hoy el mandatario en relación a la huelga que realizan los profesores por reclamos salariales.

El mandatario se desplazó hasta la pequeña localidad de Volcán, -ubicada en la norteña provincia de Jujuy y afectada en enero pasado por un grave alud de barro- para encabezar en una escuela local un acto simbólico por el inicio del curso lectivo.

La actividad estaba programada pese a que en la mayor parte del país no arrancaron las clases, ya que, según los sindicatos, la adhesión al paro rondó el 85 %, incluso aunque en algunas provincias -como Jujuy- sí se alcanzaron acuerdos sobre mejoras salariales para 2017.

"Ese camino lo hemos explorado y no funcionó. Vayamos por el camino de sentarse en una mesa a dialogar, encontrar soluciones concretas para que mejore realmente la forma en que educamos a los chicos", instó el mandatario.

Macri resaltó la importancia de la educación para construir la sociedad del futuro, porque la escuela es donde se construyen los "sueños" y la "vocación", y recordó que los niños se fijan en lo que hacen sus padres y profesores.

Además, aseguró que una de sus metas de gobierno es impulsar una "revolución educativa", que pasa por evaluar los problemas actuales del sistema, llevar la tecnología a las aulas, extender la jornada y mejorar la capacitación de los profesores.

El paro docente impidió hoy el inicio normal del nuevo curso escolar para unos 12 millones de alumnos, según las estimaciones de los medios locales, y afecta a los jardines de infantes, a la primaria y a los niveles secundarios (si bien en este último caso no todas las provincias arrancaban el ciclo lectivo hoy).

La mayoría se concentra en la capital argentina y la provincia de Buenos Aires, donde habita un tercio de la población total del país y donde históricamente las negociaciones de actualización salarial son más conflictivas.

Los docentes piden, de inicio, un aumento salarial del 35 % anual y alegan que los sueldos están atrasados y que no confían en que la inflación se mantenga en el 17 %, tal y como pronosticó el Gobierno en los presupuestos generales para 2017.

Desde el Gobierno nacional y las administraciones provinciales, sin embargo, las ofertas rondaron el 18 % en muchos casos.

El objetivo del oficialismo, por una parte, es evitar el impacto negativo de las subidas salariales en la inflación y, por la otra, tratar de controlar el gasto público, ya que el elevado déficit fiscal es uno de los principales caballos de batalla del Ejecutivo de Mauricio Macri para este año y que muchas provincias se encuentran en una situación de severa debilidad económica.

Desde el oficialismo atribuyen además razones políticas a la huelga, que desestabiliza el ambiente político en la primera parte de un año de elecciones legislativas.