Luís Almonte: Símbolo de servicio y laboriosidad en NY

Por Ramon Mercedes viernes 23 de febrero, 2018

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK.- Es bien sabido que todas las comunidades tienen sus hijos pródigos, categoría que logran alcanzar como una consecuencia lógica del reconocimiento de sus atributos al servicio de la sociedad.

Luís Almonte, un dominicano oriundo de Puerto Plata, es visto entre sus connacionales de la Gran Manzana como un monumento al servicio, laboriosidad, sencillez, honradez y solidaridad, del que miles de quisqueyanos conocen de su incuestionable conducta humana, espíritu progresista y  respaldo a la comunidad criolla.

Es accionista de la Farmacia Santa Teresa y la clínica “Metropolitana”, ubicadas en el Alto Manhattan. Durante su labor diaria con la comunidad se relaciona con cientos de personas semanalmente, teniendo en muchos casos que aplicar la sentencia pueblerina “haz el bien y no mires a quién”.

“Qué quiere decir esto”, explica Almonte, “hacer el bien en las personas que verdaderamente lo necesita sin esperar nada a cambio, no buscar reconocimiento ni agradecimiento, hacer lo que ha de hacerse, y a su tiempo Dios nos agradecerá todo aquello que hacemos por los demás”.

Recordó a Stephen Leacock, escritor, humorista y politólogo en su planteamiento “Soy gran creyente en la suerte, y he descubierto que mientras más duro trabajo, más suerte tengo”.

Sostiene que una de sus preocupaciones es ver que muchos comerciantes cometen errores por no estar organizado. “Organizarse y estar unido es lograr un mejor objetivo”.

“Debemos trabajar para unir la comunidad, mantenerla informada, orientada, apoyándola para que ningún ser humano le falte medicinas cuando la necesite”, precisó.

Manifestó que el desarrollo y permanencia de una empresa se basa fundamentalmente en ser honesto, porque a las personas les gusta saber qué ocurre con lo que compran.

También ser transparente, porque nunca hay que tratar de “marear” al usuario, porque mientras más directos y abiertos sean los procesos más satisfecho quedará el cliente.

Además ser predecible, entregando la calidad del servicio o producto y honrar la palabra sin tratar de faltar a las garantías, porque por ahorrar unos cuantos pesos podrías perder a un cliente de toda la vida.

Una vez cumplamos con estos componentes básicos, podremos adicionar detalles extras que permitan agregar aún más valor y mayores niveles de satisfacción para nuestros clientes.

 

Apple Store Google Play
Continuar