Luis Abinader

Por Alfredo García

“El ojo del amo, engorda el caballo”

Sin dudas que el ojo del amo engorda al caballo, y ello se aplica perfectamente con el presidente Luís Abinader, que se mantiene atento como guardián de su gobierno, cuidando el país de las amenazas que internacionalmente se ciernen en lo referente al abastecimiento energético, alimentario y turístico, tras la guerra de Rusia con Ucrania.

No recuerdo la última vez que un presidente dominicano haya hecho un periplo por Suramérica reuniéndose con varios de sus homólogos a los fines de estrechar relaciones, crear lazos de negocios y explorar nuevos mercados para captar turistas e inversiones de latitudes diferentes a las tradicionales.

Esto fue lo que hizo Abinader hace unos días cuando sostuvo encuentros con los presidentes de Argentina, Chile, Paraguay y Ecuador, con quienes firmó diversos convenios de cooperación comercial, que abarcan aspectos turísticos, tecnológicos, de salud, agricultura y energía, en el marco de la toma de posición del presidente Gabriel Boric en Santiago de Chile. Sin dudas el mandatario supo aprovechar la invitación.
Durante su encuentro con el presidente Guillermo Lasso de Ecuador el dominicano hizo acuerdos de cooperación aérea estableciendo las bases para que llegue un mayor flujo de turistas ecuatorianos a nuestro país.

Asimismo, con Alberto Fernández de Argentina, hizo lo propio en temas de hidrocarburos, desarrollo tecnológico, satelital, energía, medicina nuclear, agricultura y salud.

De igual forma Luis, aprovechó la ocasión para reunirse por 30 minutos con su homólogo de Paraguay, Mario Abdo Benítez.
Al recién posicionado presidente Gabriel Boric de Chile, Abinader lo invitó a Dominicana y le deseó los mejores parabienes, dejando abierta la oportunidad de cooperación bilateral para el bienestar de ambas naciones.

Es importante enfatizar que no bien había estallado la guerra de Rusia con Ucrania, cuando el mandatario dominicano se encontraba explorando con su equipo económico alternativas para hacer frente a las posibles contingencias producto de esta crisis.

Es en ese esfuerzo que, al regresar de Suramérica, Abinader se reunió esta semana con el gabinete de Turismo, encabezado por él mismo, donde además de identificar el problema de la ausencia de los turistas rusos y ucranianos que a raudales venían a Bayahíbe, Terrenas y Puerto Plata, también identificó  la solución de que los turistas canadienses pudieran ser la respuesta, tras la apertura que tendrá Canadá, por cuanto llamó a trabajar con esmero en dicho mercado.

El lenguaje de los hechos evidencia que Luís, está muy atento a su trabajo y mientras otros se distraen corriendo tras el viento, el presidente se mantiene laborioso, trabajando sin descanso, en pos de su objetivo que es convertir a la República Dominicana en un país donde la dignidad y el bienestar se le garantice a la gente. Definitivamente su trabajo, será su mejor jefe de campaña.

Por Alfredo García
Asesor Político

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar