Luego de mi cumpleaños 83, voy por más

Por Ramón Antonio Veras

1.-   Llegar a la fecha de un aniversario, es un acontecimiento para celebrar, pero alcanzar 83 años de vida, es para mantenerse en estado de júbilo.

2.- Recién cumplidos mis  83 años de existencia,  puedo decir que no me siento realizado, porque en mi país no están materializados los ideales por los cuales, al igual que yo, una gran mayoría de mi generación ha trabajado intensamente para alcanzar la felicidad de nuestro pueblo.

3.- A los hombres y a las mujeres de mi época, les queda la satisfacción de que, aunque en el país no se han visto ejecutados los objetivos políticos y sociales por los cuales luchamos, si hemos desplegado todos los esfuerzos para alcanzarlos.

4.- Siento orgullo de formar parte de connacionales que han dado los mejores años de sus vidas, accionando en el orden cívico, político, social y militar; aplicando métodos pacíficos y violentos,  con aciertos y desaciertos, siempre en procura de liberar a las grandes mayorías nacionales de la opresión a las que han sido sometidas en lo material y espiritual.

5.- Sin petulancia alguna, libres de vanidad, sin nada de presumidos, nos hemos movido en la política sin perseguir beneficios personales. A ella llegamos por convicción, por puros ideales, y sin vacilación la vamos a continuar honrando.

6.- Obrar políticamente y con despego al provecho personal, ha sido la línea de conducta de aquellos que, aunque con la frente arrugada y la cabeza llena de canas, podemos abrir nuestras manos y de ellas no cae al suelo un centavo sustraído al Estado, o laborando en el sector privado.

7.- Son miles y miles los dominicanos y las dominicanas, que hemos llegado a la tercera edad, y desde siempre vinculados al quehacer político, guardando la debida fidelidad a principios éticos y morales.

8.- Aquellos jovencitos que dimos los primeros pasos en la vida pública, haciendo política contra la tiranía de Trujillo, la generalidad ha dignificado esa actividad, demostrando así que es posible ser político digno, sin caer en la indecencia, en lo indecoroso.

9.- Particularmente yo, sin ninguna fatuidad puedo decir que el 25 de diciembre, en curso, cumplí 83 años de edad, y de ellos a la política le he dedicado más de 65; y es mi deseo, mientras exista, continuar accionando en las actividades políticas y sociales.

10.- Al llegar a mis 83 años vividos, debo expresar, ¡caramba!, soy un dichoso, y sin avidez alguna, me voy a tomar la libertad de decir: luego de los 83, voy por más.

Por: Ramón Antonio Veras

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar