Luce incierto destino de la Ley de Partidos; su suerte está en manos de los diputados

Por Liliam Mateo lunes 7 de mayo, 2018

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.-  Discrepancias en torno al sistema de las primarias abiertas y simultáneas parece ser el principal obstáculo para que, tras 18 años de espera, el país cuente con una Ley de Partidos, aunque muchos sostienen que eso es solo un pretexto utilizado por representantes del sector oficial que no desean que se apruebe una legislación que regule el comportamiento de las agrupaciones políticas.

Hasta el momento el debate se ha centrado en torno a la aplicación del sistema de primarias.

Mientras el sector del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) que sigue al presidente Danilo Medina favorece las primarias abiertas y simultáneas, como ya fue aprobado por el Senado; la mayoría de los partidos de oposición y otros importantes sectores de la sociedad abogan por las primarias cerradas o que se deje a cada organización política utilizar el método que mejor le parezca para la escogencia de sus candidatos a los diferentes cargos electivos.

Tras ser aprobado en el Senado, el proyecto de Ley de Partidos con las primarias abiertas y simultáneas, organizadas por la Junta Central Electoral, representantes empresariales y de otros importantes sectores de la sociedad visitaron al presidente de la Cámara de Diputados para solicitarle que esa iniciativa legislativa fuera ponderada con ecuanimidad, y se tomara en cuenta su criterio de que debía dejarse al mejor parecer de cada partido político la elección del método para escoger sus candidatos.

Otro de los argumentos esgrimidos por los que se oponen a las primarias abiertas y simultáneas es que, según el presidente de la Junta Central Electoral, si se aprobara ese sistema, el costo para ponerlo en práctica sería muy superior a los cinco mil millones de pesos.

El presidente de la Cámara de Diputados, Rubén Maldonado, quien prometió que el proyecto de ley recibiría el mismo tratamiento que las demás piezas legislativas y que sería ponderado con la equidad y ecuanimidad que requiere, convocó para el jueves pasado para conocer la Ley de Partidos, pero fue imposible debido a que no se pudo reunir el quorum, por la inasistencia de legisladores seguidores del presidente Danilo Medina y algunos del Partido Revolucionario Moderno (PRM) que desoyeron las directrices partidarias en ese sentido.

Por tal razón, hasta hoy luce incierto el destino de la tan debatida y anhelada Ley de Partidos. En ese sentido, dirigentes consultados coinciden en señalar que la inclusión del tema de las Primarias en el Proyecto de Ley de Partidos tiene como único objetivo no permitir su aprobación en el Congreso Nacional, porque, sostienen, al partido de gobierno no le interesa.

Contra primarias abiertas y simultáneas

A la obligatoriedad de celebrar primarias abiertas y simultáneas consignadas en el proyecto de ley aprobado en el Senado, se opone la gran mayoría de los partidos de oposición, por considerarla violatoria al artículo 216 de la Constitución del 2010, que establece que las organizaciones políticas están reguladas por la Carta Magna, por la Junta Central Electoral y por el Tribunal Electoral.

25 de los 26 partidos existentes han planteado que “las primarias abiertas y simultáneas como método único de elección partidaria, impuesto sin acuerdo ni consenso, no constituye una solución sino al contrario, eleva el grado de innecesaria confrontación a lo interno de los partidos y los exponen a intentos externos de presión y reconfiguración de sus directivas”.

Añaden que, de acuerdo a la Carta Magna, la libertad de organización de los partidos, junto a los derechos de asociación y de reunión, según los artículos 47 y 48, que determinan que los agrupaciones políticas pueden y de hecho deben regular, de acuerdo a sus estatutos, el ejercicio de los derechos de elegir y ser elegidos en procesos internos, actos sobre los cuales la JCE y el TSE tienen poder de supervisión, para la debida observancia de los derechos de todos los afiliados, militantes o miembros.

El Foro Permanente de Partidos Políticos (FOPPPREDOM), que agrupa a 24 partidos, entiende que “como lo aconseja la más elemental prudencia, los partidos políticos tienen y deben tener el derecho de elegir sus candidatos y puestos directivos internos siguiendo una variedad de métodos, dentro de los cuales puedan utilizarse las primarias abiertas –si es la decisión libre de los partidos–, o no usarlas si no quieren hacerlo”.

¿Al PLD no le interesa Ley de Partidos?

“Lo que aparenta ser un problema interno del Partido de la Liberación Dominicana, es realmente una decisión de que no haya Ley de Partidos;  en ese sentido, las primarias no son el problema, la línea es que no hayan Ley de Partidos Políticos”, sostuvo un dirigente político.

“No hay forma de aprobar la Ley de Partidos cuando esta arriba el partido de las mayorías, eso es un manejo interno del PLD, para no aprobarla”, agrega.

El problema no es  si son primarias abiertas o cerradas, son otros elementos que impiden que la ley no se apruebe como el financiamiento de los partidos políticos.

“Lamentablemente las expectativas no son buenas, es difícil y luego de la falta de quorum en la Cámara de Diputados para aprobarlas, se ve más incierto el futuro de la Ley de Partidos”, sostuvo Minou Torre, quien dijo “bastaría con aprobar que las primaras sean voluntarias y los partidos decidirían.

“Esta situación no solo impide la ley, sino que tengamos unas elecciones en el 2020 con una Ley de Régimen Electoral obsoleta que no se corresponde con la realidad constitucional e institucional. Sus perspectivas de aprobarse son negativas ya que podrían los diputados sancionar una ley incongruente, contradictoria que expresa ignorancia en la forma que fue redactada en el Senado y  lo que tendríamos es menos democracia”, concluyó.

El vocero reformista Máximo Castro Silverio entiende que es muy difícil mantener las primarias, pero si se mantiene la posición de aprobar la ley en la Cámara de Diputados, obligaría a cambiar de rumbo el contenido de la ley, y aprobarse con una metodología, aclarando que es obvio “el pugilato entre Danilo Medina-Leonel Fernández y los partidos”.

“Las Primarias son impracticables”

La suerte de las primarias seguirá siendo incierta porque la mayoría no está de acuerdo con su aplicación, implicaría una participación de más de 300 mil participantes en unos comicios.

Las primarias debe ser aprobadas acorde con lo que establece la Constitución, que cada partido determine la escogencia de sus candidatos, de no hacerlo sería    inconstitucional e inmanejable.

Jesús Vásquez, dirigente del PRM, considera que la sensatez debe imponerse y deponer intereses personales.

“La estrategia del PLD es que no haya Ley de Partidos”, expresó el secretario general del  PRM.

 “No hay voluntad política para que se apruebe la Ley de Partidos y de Régimen Electoral para hacer las reformas; lo que está haciendo el PLD dándole vueltas a la Ley de Partido”, sostuvo.

A prueba “de votos” este miércoles

 La Ley Orgánica de Partidos Políticos y Agrupaciones requiere una matrícula especial, de 96 votos para ser aprobada por el pleno de diputados de un total de 192 legisladores existente.

¿Qué dicen el Reglamento de la CD y la Constitución?

La Cámara de Diputados abrirá con validez sus sesiones, cuando esté integrado el quorum, de acuerdo a lo que dispone el artículo 63 de la Constitución. Durante la Sesión, el quorum sólo se verificará mediante las votaciones nominales.

Una vez iniciada la Sesión, esta sólo se suspenderá si se comprueba la falta de quorum en alguna votación nominal. En este caso, el Presidente declarará un receso hasta por quince minutos. Si al término del mismo se verificara que no existe quorum, levantará la Sesión.

La Constitución en su Artículo 99.- Trámite entre las cámaras. Aprobado un proyecto de ley en una de las cámaras, pasará a la otra para su oportuna discusión, observando las mismas formalidades constitucionales. Si esta cámara le hace modificaciones, devolverá dicho proyecto modificado a la cámara en que se inició, para ser conocidas de nuevo en única discusión y, en caso de ser aceptadas dichas modificaciones, esta última cámara enviará la ley al Poder Ejecutivo.

Si aquellas son rechazadas, será devuelto el proyecto a la otra cámara y si ésta las aprueba, enviará la ley al Poder Ejecutivo. Si las modificaciones son rechazadas, se considerará desechado el proyecto.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar