Los terremotos en Haití, entre los mitos y la ciencia

Por José Santana Guzmán

“El calor interno del Planeta es el responsable de los terremotos y los volcanes” (Ing. Osiris de León)

Con el permiso de mis lectores y mis lectoras, y por considerarlo pertinente, en esta ocasión me permito salirme un poquito de la naturaleza de vuestra columna, para opinar sobre un problema de palpitante actualidad y de gran interés colectivo. Léanlo con mucha atención, y déjenme sus comentarios. ¡Ojalá sea de su interés!

A propósito del terremoto de magnitud 7.2 grados que sacudió a Haití el sábado próximo pasado, son muchas las opiniones, especulaciones y las “teorías” que se han generado en torno a este devastador fenómeno natural, y en las cuales mucha gente atribuye esta horrible tragedia a creencias o supersticiones. Sin embargo, a pesar de que en lo personal no comparto muchas de esas ideas, debo admitir que sí las respeto.

Pero en torno a este acontecimiento, me han surgido algunas preguntas interesantes, a las cuales trataré de dar alguna respuesta en la medida de lo posible, tomando en cuenta que no soy en lo absoluto un experto en esta materia, a saber: ¿Qué es una falla geológica? ¿Cómo se producen los movimientos sísmicos? y ¿Por qué en Haití suceden tantos terremotos?

De acuerdo a la sismología (ciencia que estudia los terremotos), una falla geológica es una fractura en la corteza terrestre a lo largo de la cual se mueven los bloques rocosos que son separados por ella. La misma ciencia explica que la superficie de la tierra está dividida en grandes bloques, llamados placas tectónicas, las cuales están en movimiento constantemente. Sin embargo, este movimiento se produce de manera tan lenta, que resulta imperceptible a los sentidos del ser humano. Asimismo, cuando dos placas chocan, se acumula una gran cantidad de energía, denominada energía potencial elástica (EPE) y, cuando esa EPE se libera, se produce el terremoto (es el equivalente a los gases en el cuerpo humano).

¿Por qué en Haití suceden tantos terremotos?

 Un artículo publicado en la Revista BBC News Mundo, revela que Haití (y la isla la Hispaniola) están situados en medio de un vasto sistema de fallas geológicas que resultan del movimiento de la placa del Caribe y la enorme placa de Norteamérica. Asimismo, según los expertos, tanto el anterior terremoto de 2010, como el reciente, fueron provocados por la falla de Enriquillo.

A juicio del doctor Roger Busson, experto en geología del Servicio Británico de Investigación Geológica, antes del 2010 se esperaba desde hace tiempo que ocurriera un deslizamiento en la falla de Enriquillo. “Se había mantenido firme durante los últimos 250 años”, dijo a BBC el experto, con relación al terremoto de 2010.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, la falla de Enriquillo quizá haya sido la fuente de varios grandes terremotos a lo largo de la historia: los de 1860, 1770, 1761, 1751, 1684, 1673 y 1618.

En ese sentido, el reconocido geólogo dominicano Osiris de León, colgó en su cuenta de Twitter el siguiente dato: “La península sur está cortada longitudinariamente por una falla que ha sido responsable de este terremoto de magnitud 7.2 y fue responsable del ocurrido en enero de 2010.” Refiriéndose, obviamente, a la falla de Enriquillo.

Partiendo de la premisa de que la tierra posee aproximadamente 4 mil 543 millones de años, y que, según la teoría del Big Bang (lo que origina la existencia del universo y, posteriormente, la aparición del ser humano en la tierra), los seres vivos apenas tenemos en el Planeta 12 millones de años aproximadamente, esto hace suponer entonces, que los terremotos tienen miles de millones de años ocurriendo en la Tierra –desde su creación– lo cual debe conducirnos a descartar su ocurrencia como eventos productos de algún castigo de Dios o cualquier otra percepción que se pueda tener, y de hecho se tiene, sobre estos fenómenos de la naturaleza y, al mismo tiempo, entender que se trata de un proceso tan natural y a la vez imprescindible para la permanencia de la vida, como lo son los ciclones, los cambios bruscos de temperatura, o cualquier otro fenómeno de la naturaleza.

Como podemos apreciar, la parte norte de la isla la Hispaniola está ubicada justo encima de una falla geológica, la cual ha provocado la ocurrencia de múltiples terremotos a lo largo de la historia, inclusive, probablemente cuando aún no había sido habitada por los primeros pobladores.

En definitiva, los terremotos no son el producto del azar ni de la mera casualidad, sino que responden, como señalé en párrafos anteriores, a un proceso original de la naturaleza, sin el cual no fuera posible la permanencia del Planeta en el Universo o el Sistema Solar. Por consiguiente, es importante que la población tenga plena conciencia de su ocurrencia, por lo que se hace cada vez más necesario en nuestro país, la implementación de una cultura de educación sísmica en las escuelas de la República Dominicana a todos los niveles, así como también la implementación de una política de construcción de edificaciones antisísmicas, para evitar en el futuro inmediato pérdidas humanas considerables a causa de estos fenómenos de la naturaleza.

Por José Santana-Guzmán

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar