Los seres humanos echándonos la culpa uno con el otro

Por Roberto Paulino martes 17 de octubre, 2017

La raza humana que habita en todo el planeta desde hace varios años
viene experimentando una nueva modalidad de echarle la culpa a los
demás de las acciones que se cometen.
Por ejemplo:
Donald Trump culpa al líder de Corea del Norte de provocar una guerra
nuclear.
Kim Jong-Un culpa a Donald Trump de provocar a Corea del Norte.
Nicolás Maduro culpa a Luis Almagro de propiciar un golpe de Estado en
Venezuela.
Luis Almagro culpa a Nicolás Maduro de violar los derechos humanos de
los venezolanos.
La oposición culpa al gobierno de Danilo Medida por la muerte de Yuniol
Ramírez.
Los oficialistas culpan a sus opositores de usar la muerte del profesor
como capital político.
Los dirigentes de la marcha verde culpan al gobierno por la impunidad y
la corrupción.
El gobierno culpa a los verdes de querer derrocarlo con argumentos
políticos.
Bashar al-Ásad, presidente de Siria, culpa a los insurgentes islámicos de
los crímenes en su país.
Los islamistas culpan a Bashar al-Ásad de esos mismos crímenes.
Los palestinos culpan a los israelitas de robarse su territorio y de
muchos crímenes en contra de sus ciudadanos.
Los israelitas culpan a los palestinos de querer apropiarse de lo que no
le pertenece.
Los cubanos culpan a los EEUU por el bloqueo de más de 50 años que le
impide crecer económicamente.
EEUU culpa a los cubanos de violar los derechos humanos.
Mariano Rajoy culpa a Carles Puigdemont de llevar la incertidumbre y el
caos en Cataluña por su declaración de independencia.
Carles Puigdemont culpa a Mariano Rajoy de todo lo que pueda pasar a
los catalanes en la búsqueda de su independencia.
Desde el ministerio publico culpan al reo de varios delitos pidiendo una
condena de 30 años de cárcel.
El reo culpa al ministerio público de perseguirlo políticamente y de ser
injusto.
Los ciudadanos culpan a los policías de no atrapar y someter a la justicia
a los delincuentes.
Los policías culpan a los ciudadanos de darles facilidades a los
delincuentes para que estos le roben.
Alvaro Arvelo culpa a Duarte de cobarde, de abandonar a su madre y de
homosexual.
Los duartianos culpan a Álvaro Arvelo de irrespetuoso y lo someten a la
justicia.
El ingeniero Leonardo Faña culpa a José Ramón Peralta de dirigir una
mafia en las importaciones de productos agrícolas.
José Ramón Peralta culpa a Faña de querer dañar su imagen y lo
somete por difamación e injuria.
Nuria Piera culpa al esposo de la doctora Nancy Álvarez de tener un
negocio turbio con las células madres.
Nancy Álvarez culpa a Nuria Piera de querer dañar el negocio de su
esposo y la tilda de Pinocho.
La oposición culpa al ministerio público por la fuga del reo Quirinito
Paulino de la cárcel, haciéndolo pasar por muerto.
El ministerio publico culpa al oncólogo César Augusto Núñez Rojas por
haber certificado que Quirinito tenía cáncer en la lengua.
La Junta Central Electoral culpa a los partidos políticos por no aprobarse
ya la ley de partidos.
Los partidos culpan a la Junta Central Electoral de injerencias internas
en las organizaciones políticas.
Las mujeres culpan a los hombres de los femenicidios que se producen
en el país.
Los hombres culpan a las mujeres de ser las causantes de los
femenicidios por su mal comportamiento.
La ADP culpa al ministro de educación Andrés Navarro de las
cancelaciones a sus miembros.
Andrés Navarro culpa a los maestros de no cumplir con sus deberes.
Los pacientes culpan a los médicos de los hospitales porque no los
atienden.
Los médicos culpan al gobierno por la paralización de los hospitales.
Los fanáticos culpan al árbitro porque se perdió el juego de beisbol
El árbitro culpa a los fanáticos de no saber de beisbol y le pide que
vengan ellos a ponerse de árbitro.
Los usuarios de celulares culpan a las compañías telefónicas del mal
servicio que ofrecen
Las compañías telefónicas culpan a los usuarios de no saber manejar
bien sus celulares.
Los pasajeros culpan a los choferes de los aumentos en los pasajes.
Los choferes culpan al gobierno por el alza en los combustibles.
Los católicos culpan a los evangélicos de ser ruidosos y agresivos
predicando la palabra de Dios.
Los evangélicos culpan a los católicos de idolatras y de ser
representantes del Diablo.
En fin, unos a otros nos vivimos culpando, todos tenemos el dedo índice
señalando de manera acusadora frente al otro, nadie asume sus
responsabilidades, todos las descargamos frente a los demás.
Si continuamos así, jamás los seres humanos lograremos el
entendimiento y de una cosa estoy seguro, Dios está muy triste y la
culpa es de todos.

Comenta