Los responsables de un genocidio en el país

Por Francisco Rafael Guzmán jueves 16 de julio, 2020

En un artículo de su autoría, publicado en el periódico digital El Momento, Narciso Isa Conde escribe: “¡Hay criminalidad sistémica compartida y responsables impunes en esas decisiones genocidas,  que la historia habrá  de juzgar y castigar!”. Estoy plenamente de acuerdo con él, comparto ese juicio. Aquí hay una responsabilidad compartida de una desgracia, claro unos son más responsables que otros, pero todos pusieron la política (no sabemos bien si la politiquería, aunque el autor de este artículo cree que la politiquería, pero ojalá me equivocara) por encima de las razones humanas, ya que el respeto a la vida que debió estar por encima de todo. Actuaron tanto el gobierno, como amplios sectores de la oposición que querían elecciones para sacar a aquel y acceder ellos al mismos, como unos verdaderos irresponsables, en cuando al manejo de opiniones y las decisiones sobre  las elecciones en medio de la pandemia.

Los muertos son cerca de mil en estos momentos y la mayoría (casi todos los que se han muerto o se están muriendo) no son menos dignos que los que hasta el momento sobrevivimos a la pandemia. Muchas de esas muertes pudieron haberse evitado con la prevención, como lo ha logrado Cuba, que hasta hace poco apenas tenía menos de 100 muertos y la mayoría de los contagiados se habían recuperado. Cuba lo ha logrado esto porque no es una sociedad capitalista y allí el afán de lucro es muy tenue, porque el propio sistema no lo estimula.

El gobierno encabezado hasta el momento por Danilo Medina ha perdido la batalla frente al virus COVID-19, pero quien escribe afirma que es porque no gobierna con autoridad, la ha perdido, en última instancia esa pérdida está determinada por la aparentemente magna rapacidad de la burocracia gubernamental que encabeza la sociedad política. Lo económico es determinante en última instancia, pero a veces es hasta condicionante en primera instancia, sobre todo cuando el afán de lucro ha sido tan incentivado en una sociedad  basada en el afán de lucro. No quiero dejar decir que el gobierno de Danilo Medina es el principal responsable, pero no se puede dejar culpar a todo el litoral de la oposición que participó en las elecciones, incluyendo diputados de la oposición y del oficialismo que jugaron al gato y al ratón junto al gobierno, todos son culpables de la consecuencia del genocidio de la pandemia por el  manejo politiquero de la crisis.

Como perdió la autoridad Danilo Medina ante la crisis de la pandemia, después de haber aprobado El Congreso el estado de emergencia, con la incertidumbre en las decisiones frente al manejo de la misma. Hubo momentos en que escuchábamos a autoridades decir que sólo quienes tenían el virus debían usar las mascarillas, para más adelante contradecirse en el tiempo diciendo que tenía todo el que saliera a la calle tenía que  ponérsela. Quien escribe sigue viendo a vecinos suyos que siempre lo ha visto sin ellas, durante la pandemia. ¿Por qué lo hacen? De seguro, no creen que se van a contagiar en ningún momento, pero resulta que aparentemente la pelota pica y se extiende, porque parece que esta pandemia va para largo. El virus es desconocido en su etiología, vector, en tal sentido es ignoto para la ciencia médica y difícil de combatirlo. Ojalá no fuera así.

Parece ser que la incertidumbre del gobierno en el manejo de la crisis, la cual sigo creyendo que no es culpa de los médicos y elogio el rol de estos en la pandemia, se debe en última instancia al afán de lucro de los funcionarios al manejar como un verdadero negocio el gobierno, pero en menor medida a la privatización de la medicina (a escala local y mundial) provocando la falta de insumos en los hospitales públicos. Esto ha traído como consecuencia que la gente no crea en las autoridades de Salud Pública, pero no se puede decir que sea culpa de un funcionario en particular, sino que es un mal sistémico. Si los magnates del capital financiero no estuvieran siendo hegemónicos en la economía, para lo cual hay que destruir la banca privada, las ARS,  AFP privadas y los paraísos fiscales, pero además acabar con el negocio privado de monedas extranjeras y poner controles en los precios, entonces podría haber un mejor manejo de la crisis sanitaria. El gobierno podría tener autoridad en su ejercicio, pero no cree el autor de este artículo que eso esté en la agenda del nuevo gobierno.

El presidente electo Luis Abinader Corona no ha dicho en ningún momento que tomaría semejantes medidas,  él y otros sólo líderes de la oposición hablan mucho de corrupción, pero en ningún momento hablan de un cambio sistémico. Las clases no se suicidan, aunque los individuos si reniegan de su extracción social cuando son portadores de una gran conciencia social, eso parece ser lo que ocurrió con Fidel Castro y con el Ché Guevara, porque ni eran depauperados y ni venían de las clases sociales o capas sociales populares. Interpretaron estos dos últimos las necesidades de los cambios sociales, en una sociedad de desigualdades donde proliferaba el crimen (asesinatos sobre todo) y la corrupción, pero ese no será el caso de Abinader. De todos modos hay que esperar los primeros días de su gobierno y veremos si estamos en lo cierto o no, quisiera equivocarme.

Tanto el gobierno, con su equipo de funcionarios con Danilo a la cabeza, como casi toda la oposición que quería las elecciones rápidas, son responsables del genocidio o matazón de gente con la pandemia. Que la historia juzgue y sea implacable con los culpables. Escuché hasta gentes que tienen ideas progresistas decir que lo que había que hacer era dejar la economía abierta y dejar que la población se inmunizara y que se murieran algunos. Pardiez, eso no es humano, aunque usted piense que sea humano pensar así. Los grandes cambios sociales son una necesidad para superar las injusticias, pero acaso: ¿Tienen que darse esos cambios con el mayor costo de sangre? Debería, en el mejor de los casos, ser  todo lo contrario, con el menor costo de sangre.

 

Por Francisco Rafael Guzmán F.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comenta