Los primeros cien días de Luis Abinader

Por Elias Samuel Rosario Mata sábado 22 de agosto, 2020

La medición de los primeros cien días de un nuevo gobernante, se remonta al año 1835, cuando Napoleón después de sufrir una derrota, se refugió en la Isla de Elba, donde en cien días reestructuró su ejército. Regresando para obtener la victoria de Waterloo. En los EEUU, cuando estaba devastado por la Gran Depresión del año 1929. Franklin Delano Roosevelt, llegó al poder en el 1933 y en solo cien días logró impulsar su recuperación.

Estos dos casos, han servido como referencias para enmarcar la gestión de un nuevo gobernante. Luis Abinader, ha tomado las riendas del poder en un país, inmerso en condiciones de extremas precariedades. Por un lado, la crisis causada por la pandemia, que tiene la economía mundial paralizada. Por el otro, el saqueo del Estado, por parte de los funcionarios del gobierno saliente.

La pregunta más común que resuena entre los dominicanos es; ¿Cumplirás Luis Abinader, con los cambios prometidos? Los primeros cien días nos darán la respuesta. La historia demuestra, que son suficiente para determinar el rumbo que seguirá un nuevo gobierno y hacia dónde conducirá el país. Tiene tres grandes retos ineludibles: Primero, enfrentar exitosamente la pandemia; segundo la recuperación económica y tercero el restablecimiento del imperio de la ley.

Adecentar la justicia, para que cumpla su rol, es la clave para que realice las transformaciones sociales que todos anhelamos. En una sociedad que no se respectan las leyes, impera la ley del más fuerte, que conduce al desorden. No puede existir un “Estado de Derecho” mientras las leyes solo sean letras muertas. Cuando los responsables de hacerla cumplir, son los primeros que la infringen, reina el caos y nadie está seguro.

El incumplimiento de las leyes, es la causa de todos nuestros males: Restringe la inversión extranjera. Es el motor que mueve la inmigración ilegal. La causa de la inseguridad ciudadana, la corrupción, la inequidad salarial. Por ejemplo, la Ley de Regulación Salarial número 105-13 establece, que ningún servidor público, devengará un salario mayor al que perciba el cargo inmediatamente superior. Pero, tenemos salarios que duplican el del presidente, que es de RD$450,000 al mes.

EL Artículo 39 de la Constitución condena todo privilegio y situación que tienda a quebrantar la igualdad de las dominicanas y los dominicanos. Sin embargo, los privilegios del “Barrilito y el Cofrecito” que se impusieron nuestros legisladores, es un hecho repudiado por la sociedad y por más voces que se han levantado en su contra, continúa vigente. SEÑOR PRESIDENTE, ESCUCHE LA VOZ DEL PUEBLO. 

 John Locke filósofo británico del siglo XVII en su libro, “Ensayo sobre el entendimiento humano” Señala “Toda sociedad desarrollada se basa en el orden y en el respeto a la ley. Lo demás viene por añadidura.

Por Lic. Elías Samuel Rosario Mata

Comenta