Los Logros de la UASD la Convierten en Universidad Digna

Por Francisco Rafael Guzmán jueves 23 de enero, 2020

Desde la llegada a la dirección de la UASD de la actual rectora, Doctora Doña Emma Polanco Melo, el ambiente uasdiano ha cambiado,  la diferencia entre lo que era y lo que es la UASD viene siendo como del cielo a la tierra. Se puede decir que hay que hablar de un antes y un después de la Dra. Emma Polanco (vale decir: un antes y de un a partir de la rectora actual). El Estado dominicano, o mejor dicho las autoridades del gobierno encabezadas por el Presidente de La República, deberían cambiar el trato que le vienen dando a la UASD, pues la universidad del Estado no puede responder sólo al interés de sectores empresariales sino de los más amplios sectores de la sociedad. Esa actitud negativa del gobierno con la universidad estatal y de vapuleo a ella es hoy la actitud incoherente  e incongruente con el más amplio interés social, lo cual es el producto de la vigencia del modelo neoliberal. Ese modelo ha demostrado hasta la saciedad, en la práctica, su anacronismo, por ser generador de pobreza e indigencia en una amplia franja de la sociedad.

El modelo de universidad que el país necesita hoy se está gestando y cociendo  en la práctica en la UASD, demostrando el funcionariado de ella la eficacia y eficiencia de la actual gestión, pese al malhadado trato que las autoridades gubernamentales le han dispensado a nuestra academia. Este trato, sobre todo el dispensado por el gobierno de Danilo Medina que ya toca su fin, sólo puede entenderse si hemos leído en las páginas de la obra de la autoría de Eduardo Galeano, cuyo título es: Patas Arriba -La Escuela del Mundo al Revés-.

La Universidad se ha convertido en un universo cultural, donde son escasos los días en que no haya una o varias actividades culturales de las diferentes facultades, en salones de actos de  dichas facultades o en los salones de la biblioteca central Pedro Mir. Hay que destacar que las actividades de extensión se han multiplicado en dichas unidades, tales son los casos de las Facultades de Ciencias de la Salud,  Humanidades, Ciencias Económicas y Sociales, Ciencias Jurídicas y Políticas, Artes,  Agronomía y Veterinaria, Ciencias, Ciencias de la Educación y la Facultad de Ingeniería y Arquitectura. Son tantas las actividades de extensión  que vienen realizando que sería muy prolijo enumerarlas, pero también sería prolijo enumerar las actividades que se inscriben dentro de lo la investigación y la producción de conocimientos en ciencia aplicada, como lo es el caso del descubrimiento en la flora dominicana de una molécula que sirve para combatir el cáncer por un investigador de la Facultad de Ciencias, la cual -por la aplicación de esa molécula a la salud humana- involucra a la Facultad de Ciencias de la Salud.

A todo esto se agrega el acondicionamiento y equipamiento de diferentes áreas en las facultades para el desarrollo de actividades relacionadas con el quehacer de estas, como el caso del equipamiento moderno de unos salones de práctica de la escuela de odontología de la Facultad de Ciencias de la Salud, así como el equipamiento moderno de la Planta de Productos Lácteos de la Facultad de Agronomía y Veterinaria.

El mejor ejemplo de que en la UASD hoy se cuece el modelo de universidad que el país necesita, son los logros alcanzados con la cantidad de graduados por la Facultad de Ciencias de la Salud, facultad que en estos momentos luce ser la vanguardia en la formación de profesionales que el país necesita.

En tal sentido, merece destacarse que la cantidad de graduados de ambos sexos en la Escuela de Medicina en los 18 años que van de 2001 al 2018 son un total de 15, 271, con una media aritmética 848. De los cuales, 3, 813  de los graduados son hombres o de sexo masculino, 11, 436 eran mujeres o de sexo femenino y 22 graduados se registran como de sexo indefinido. Esto significa que sólo el 33,34 % de los graduados son hombres y que aproximadamente un 66   % de los (as) graduados (as) son mujeres. Una situación muy distinta a las investiduras de la Escuela de Medicina que  se daban en tiempos en que Evangelina Rodríguez se graduó en medicina, ya que fue la primera mujer en graduarse en esa carrera.

Sería bueno que hubiese un equilibrio entre los graduados de ambos géneros, evitando probablemente alta incidencia de la violencia de género en la sociedad,  logrando que  la cantidad de graduados masculinos y de graduadas femeninas  fuera de aproximadamente un 50 % en ambos casos; las diferencias culturales entre parejas   de diferentes sexos se reducirían a su mínima expresión, lo que contribuiría a disminuir la violencia intrafamiliar.

Ahora bien, este no es un asunto de una sola carrera hoy en día, ya que en casi todas las carreras por cada dos mujeres aparece 1 hombre cursando en las diferentes carreras; hace unas cuantas décadas en la Escuela de Enfermería   casi no se matriculaban hombres para cursar la carrera de licenciatura en enfermería y es posible que eso no haya variado tanto. Hace más de 20 o 25 años, la situación era muy diferente, porque las mujeres eran aproximadamente el 40 % de la población estudiantil universitaria.

La UASD es la universidad más digna porque no debe ninguna  academia de educación superior responder a un reducido interés, ya sea el de un grupo empresarial o al interés del empresariado en general, al afán de lucro de estos últimos y nada más, si no al interés social más amplio. Con la producción de conocimientos científicos satisfacer necesidades humanas de amplios sectores,  ese es el modelo de universidad que se está forjando en la UASD desde la Facultad de Ciencias de la Salud y con el concurso de las otras facultades. El Secretario General de la Asociación de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Mariano Jabonero Blanco, afirmó recientemente que las universidades no forman para el modelo económico, pero es que ese modelo que tiene más de 30 años no funciona porque no satisface plenamente las necesidades y hay que cambiarlo.

El pasado año, en declaraciones para el periódico Hoy, la Dra. Rosel Fernández dio cuenta de que para el año 2040 se necesitarían alrededor de poco más de 40,000 médicos y  aproximadamente111, 000 enfermeras, siguiendo los estándares de calidad de la Organización Mundial de la Salud-ONU.

A la Facultad de Ciencias de la Salud le toca jugar un rol importante en la formación de recursos humanos y en la producción de conocimientos científicos en ciencia aplicada, para dar solución de necesidades humanas. Los problemas de salud se agravan con el cambio climático,  con una industrialización que usa el carbón  en China y las depredaciones de los recursos naturales en otros países, como los de la Selva Amazónica y Australia, con lo cual los médicos no sobran en ninguna parte. Según informaciones recientes, en Cuba se cuenta con 9 médicos aproximadamente por cada mil habitantes y los estándares establecidos por la ONU son de 1 médico por poco más de 300 habitantes. En nuestro país, la cantidad de médicos es como de 1 por cada 500, por debajo de los estándares internacionales.

Por Francisco Rafael Guzmán Fernández

 

Anuncios

Comenta