Los intocables de Odebrecht

Por Euclides Marmolejos Báez Viernes 16 de Junio, 2017

El caso de Odebrecht es por mucho el escándalo de corrupción y tráfico de influencias de mayor trascendencia en toda la región, que involucra a 12 países, entre ellos la República Dominicana. De todas las naciones involucradas nuestro país ocupa la tercera posición en el ranking de más sobornos con 92 millones de dólares, solamente detrás de Brasil y Venezuela.

En los últimos días hemos observado cómo han sido revelados los nombres de supuestos implicados en esta estructura criminal que mediante coimas (sobornos), favorecían a la constructora Odebrecht en el país; hemos presenciado el encarcelamiento de la gran mayoría y la cobertura mediática que ha recibido este circo, como forma de saciar un poco la sed de justicia que demanda un pueblo sometido por décadas a la corrupción más vil, descabellada y sínica de una clase política que se niega a declarar la guerra con los hechos al cáncer de nuestra sociedad: la corrupción.

Las preguntas que se formula la sociedad son: ¿serán todos los mencionados los culpables? ¿punta catalina es la excepción? ¿los presidentes del senado y cámara de diputados son ángeles entre demonios? ¿las contrapartes dominicanas de Odebrecht desconocían todo? ¿y las sobrevaluaciones donde fueron a parar?

Sin lugar a dudas son más las interrogantes que las respuestas en este caso tan complejo que ha puesto en aprietos a 12 gobiernos democráticos; el huracán de Odebrecht ha destituido presidentes, encarcelado expresidentes, funcionarios, legisladores, empresarios y ha puesto en evidencia una falencia generalizada de la clase política: integridad y compromiso de servir.

Los intocables de Odebrecht están disfrutando de las sobrevaluaciones que superan con creces los 92 millones de dólares de soborno, mientras una parte reducida de los implicados están tras las rejas y toda una generación que apenas empieza a vivir tiene sobre sus hombros el compromiso de pagar el estilo de vida de una clase política y empresarial corroída.

Los intocables de Odebrecht son todas las empresas dominicanas asociadas en cada una de las obras ejecutadas en el país, que es bueno señalar que ninguna de esas empresas fue licitada, todas fueron asignadas por el dedo para acompañar a la constructora Odebrecht.

Los intocables de Odebrecht son todos los partidos políticos que han gobernado, legisladores irresponsables, comunicadores sin ética y empresarios corruptos que disfrutaron la fiesta con conocimiento de todas las irregularidades y hoy nadie menciona.

Una investigación que se respete jamás podrá dejar de lado el cuestionar, investigar y juzgar a todos los presidentes del senado, cámara de diputados y empresas dominicanas partes de la empresa Odebrecht.

En tal sentido no son todos los que están, faltan los intocables de Odebrecht.

Euclides Marmolejos Báez

@euclidesmarmole