Los ganadores más joven y más viejo del Gran Soberano. ¿Se premia un año o una trayectoria?

Por Ling Almánzar jueves 17 de junio, 2021

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Desde su rimbombante estreno en 1985, los actuales Premios Soberano -sucesores del Casandra inicial- han concitado la atención nacional y extranjera, y en ocasiones han provocado escándalos y parloteos.

Realmente, cada edición es tanto una fiesta artística como un baño de premiaciones. Es el punto más alto de la farándula local. Lo más sonado, el clímax del evento, es el Gran Soberano, galardón que se mantiene antes y ahora. Ese premio, antes llamado ‘El Soberano’, es el galardón máximo, el cierre de oro de la gala.

Los Soberano 2021 fueron excepcionales, al ser la primera vez que se premian dos años (2019 y 2020). Así, hubo dos galardones y una celebración. Otra novedad fue que se trasladó del Teatro Nacional al Hotel Jaragua, en una noche amenazada por el covid. Los productores del evento pasaron la prueba del virus, y las autoridades hicieron respetar el protocolo sanitario. Además, todos los participantes recibieron permiso especial para violar esa noche el toque de queda. (Ahora se comprende por qué no fueron apresados, a pesar de circular a altas horas de la noche, cuando las calles ya están desiertas y la Policía tiene el control.)

¿Quiénes han sido los ganadores más joven y más adulto del Gran Soberano?

Una mirada a la historia de los premios responde a la pregunta. El más adulto en recibir el Gran Soberano ha sido el maestro Luis Rivera, quien tuvo que esperar décadas de trayectoria para, a sus 83 años, ser galardonado con tamaño homenaje. Otro de sus méritos fue haber sido esposo de Casandra Damirón, la bien llamada ‘Soberana de la Canción’. Rivera se llevó la codiciada estatuilla en 1985, el primer año de los Casandra. Nacido en Monte Cristi en 1901, despuntó en Haití, Cuba, México y otros países. Brilló como pianista, violinista, músico y artista pleno.

El más joven en recibirlo ha sido la estupenda Maridalia Hernández, quien en 1987, con apenas 27 años, obtuvo el galardón. Dueña de una voz mágica y dulce, Maridalia brilló en la canción popular y alcanzó su apogeo en espectáculos y en la agrupación 440 con Juan Luis Guerra. Nacida en Santiago en 1959, se formó en el Conservatorio Nacional de Música, estudió canto lírico, tocó piano y domó su voz. Es cantante y actriz versátil. Es nieta del maestro Julio Alberto Hernández. Sus éxitos más elevados: ‘Te ofrezco’, ‘Quien no sabe de amor, no sabe nada’, ‘Condenada a la distancia’.

Los últimos

Romeo Santos recibió el Gran Soberano 2020, a sus 39 años. Ya antes, en 2010, lo había obtenido con su Aventura, una pegajosa agrupación de bachata protagonizada por él e integrada, además, por tres hermanos suyos. El grupo se rompió y Romeo ha seguido brillando como solista, convirtiéndose en un espectacular fenómeno del género en toda la región. Su “Utopía” alcanzó el estupendo galardón; en ese disco reunió a su alrededor a una pléyade de bachateros que volvieron a sonar gracias a él. Se le llama, quizás sin razón, ‘el Rey de la Bachata’.

En la misma gala, Niní Cáffaro, el llamado “Rey de los Festivales”, recibió el Gran Soberano 2019. Puede sentirse satisfecho por la conquista lograda a sus 81 años. Más que “Por amor”, lo recibió por trayectoria.

Entonces viene la gran pregunta: ¿El Gran Soberano es para premiar un año o una trayectoria?

El debate es tan viejo como el mismo premio. De hecho, no se ha definido bien el criterio para otorgar el galardón. Por ejemplo, a sus 36 años de edad, la sólida periodista Nuria Piera ganó El Soberano en 1999, coronando así su gran labor como investigadora periodística. Otro caso fue el de Julio Sabala, el imitador versátil y osado al que nadie más puede imitar. Fue galardonado en 1995, a sus 32 años. Algunos, en cambio, han tenido que esperar un poco más: Carlos Piantini, Joseíto Mateo, Fefita la Grande, Rafael Solano, reconocidos a entrada edad.

Otros han conquistado el premio por clamor popular. En estos casos la urgencia en premiar a ciertas figuras es por su avanzada edad y por el carácter inminente de su desaparición física. La muerte acecha y hay que premiarlos en vida. Ejemplo mayor: Rafael Corporán de los Santos, galardonado en 2011, junto antes de morir al año siguiente.

María Cristina Camilo, primera dama de la televisión y estupenda locutora, sigue esperando a sus 102 años. ¿Qué espera Acroarte para entregarle el Gran Soberano?