Los fracasos de los planes de seguridad ciudadana

Por Elias Samuel Rosario Mata miércoles 24 de marzo, 2021

El incansable ritmo de trabajo del presidente Luis Abinader, es una muestra de que hace todo lo posible para producir los cambios prometidos. Pero, como dice un refrán popular, de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno. El programa del nuevo plan de seguridad ciudadana, nos indica que sus propulsores no analizaron, las razones que determinaron el fracaso de los anteriores, para evitar que el de este gobierno siga el mismo camino.

¿Por qué todos fracasaron? Simplemente, porque se alinearon detrás del retiro de las armas de las calles. Una propuesta, que no funciona en países subdesarrollados, donde la gente, no cree en las autoridades, ni en la justicia. Quienes tienen armas registradas, pero con licencias vencidas por falta de recursos para renovarla. ¿Van a entregarla para quedarse desprotegidos? Tampoco los delincuentes, que las usan para cometer fechorías.

Ciertamente, dicho plan de seguridad, reducirá el porte de armas en las calles, pero quedarán resguardadas, y lista para ser usadas en cualquier momento. Por tanto, no redundará en la disminución de los delitos y los crímenes. Un hecho, que fue comprobado por los pasados gobiernos. Por más de veinte años, se han implementados planes de seguridad ciudadana, tomando como base el desarme de la población. Pero, todos terminaron en fracasos.

En el año 1996, el presidente Leonel Fernández y Norge Botello, ministro de Interior y Policía, lanzaron un plan de desarme, que resultó infructuoso. En su segundo periodo presidencial (2004-2008), contrató a Eduardo A. Gamarra, director de la compañía de investigación y análisis Newlink Research, experto en políticas de seguridad quien diseñó el Plan de Seguridad Democrática (PSD).

Como parte del proyecto se creó el programa “Barrio Seguro”. Cuyos objetivos eran: prevenir y minimizar la violencia y el delito. Conjuntamente con una reforma policial. Usando como incentivo, el financiando a los microempresarios, becas para los estudiantes pobres, techos, canchas, competencias deportivas, centros de capacitación comunal tecnológicos, creación de empleos y para celebrar, fiesta los fines de semana.

Para llevar a cabo el ambicioso programa, se gestionó un préstamo, para dotar a la Policía Nacional de computadoras, laboratorios científicos y medios de transportes modernos. Por tanto, se compraron sin concurso 52 motocicletas Harley Davison, a US$17 mil cada una. Cuya adquisición conllevó un entrenamiento especial en New Jersey, para quienes las conducirían.

Para justificar su actuación en el fallido plan, Eduardo A. Gamarra, en su exposición sobre la situación de violencia y criminalidad en República Dominicana y el Caribe ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EEUU. Explicó, que la falta de un cambio en la Policía Nacional y la ausencia de coordinación entre este organismo y el Ministerio de Interior y Policía fueron algunos de los principales factores que llevaron al fracaso al programa Barrio Seguro.

En su afán por superar a Leonel, en marzo del 2013, Danilo Medina puso en marcha, el Plan Integral de Seguridad Ciudadana acompañado del Sistema de Emergencia 911, el programa “Vivir Tranquilo”, control de armas, un proyecto de registro de las motocicletas, dos mil cámaras de vigilancias. Además, un sistema tecnológico de procesamiento de datos dentro del sistema judicial para identificar a imputados con las huellas digitales y su cruce con la cédula de identidad.

Ninguno de los planes de seguridad ha frenado el crimen y la delincuencia con las autoridades que tenemos. La encuesta Barómetro de la Américas, 2018-2019, nos pinta un cuadro tenebroso en cuando a la incredulidad ciudadana en la Policía Nacional. Según los datos, para la ciudadanía lejos de ser una institución que da seguridad, la Policía genera poca confianza, ya que el 61.9% de los dominicanos cree que está involucrada en la delincuencia.

El informe indica que la victimización por delincuencia aumentó de 17% en el 2010 a 25.5% en el 2019. Mientras, no se ejecute una exhaustiva profilaxis de la Policía Nacional y el sistema judicial, los planes de seguridad, no ofrecerán la seguridad que la sociedad merece.

Lic. Elías Samuel Rosario Mata

Eliassam16@hotmail.com

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar