Los Fondos de Pensiones y las AFP, ¿Qué son?

Por José Núñez miércoles 26 de abril, 2017

Los Fondos de Pensiones son patrimonios creados con el exclusivo objeto de ejecutar planes de pensiones hacia la futura vejez. A estos patrimonios se les dice separados sin personalidad jurídica y que ceden su gestión a una tercera entidad, la cual es llamada Gestora o Administradora de Fondos de Pensiones (AFP).

Las formas de engrosar los Fondos de Pensiones de cada miembro de una AFP y en sentido general son primero, a través de las aportaciones ordinarias vía los descuentos hechos a los ingresos mensuales, también se aceptan las partidas extraordinarias, las cuales incrementan el total de estos fondos conjuntamente con los rendimientos financieros que generan los que están disponible.

En este escenario, el patrimonio es el conjunto de aportaciones de la persona, el cual es susceptible de estimaciones económicas ya que van en crecimiento mensualmente.

Con relación a la No Personalidad Jurídica de los miembros de las AFP, lo que se indica es que estos recursos, no son objeto de embargos por los compromisos externos que contraiga el o los pertenecientes a estas Administradoras de Fondos. Pero tampoco son responsables de los acuerdos y responsabilidades asumidas por los administradores de estos fondos.

Aunque si ésta (la AFP) se va a la quiebra, los recursos que aportaron sus miembros, evidentemente que pueden ser afectados negativamente; ya sea por dejar de ganar intereses, por la reducción de los beneficios o por la incertidumbre que se vive, y en el peor de los casos, por la pérdida total de su patrimonio.

Después de estos preámbulos, vamos a ver las expectativas de los miembros de las AFP, las cuales se formaron para administrar y beneficiar directamente a los afiliados en sus diferentes categorías cuando les llegue la hora del retiro, aunque aquí se queda corto el refrán que dice: “Del dicho al hecho hay mucho trecho”.

Las expectativas y beneficios con los Fondos de Pensiones a través de las AFP para los afiliados, a la hora de irse al retiro, es un secreto a voces que no han, ni van a llenar las aspiraciones que se crearon en los inicios de éstos, ya que las proyecciones de los futuros salarios así lo muestran.

Mientras el hacha va y viene, se tiene a muchos de los afiliados con patrimonios millonarios, muriendo literalmente de inanición conjuntamente con diversos tipos de enfermedades, que sí tienen estos recursos a manos, de seguro que su vida tendería a prolongarse y con mucho más calidad. Esta situación es mucho más pragmática en los desempleados miembros de una AFP.

En este mismo panorama, los beneficios que devengan estos depósitos que les restan alimentación, calidad de vida a los empleados y a su familia, si se comparan con la realidad del mercado financiero y por ser a largo plazo (los depósitos) para la futura pensión, se puede concluir que su rentabilidad es muy baja con relación a otros tipos de inversiones.

Los más de 450 mil millones de pesos de estos Fondos, solamente se ven bonitos en los periódicos y revistas, pero para qué les sirven a quienes los aportaron y siguen aportando por diferentes vías, para solo verlos y soñarlos.

Hasta los que mueren dejan sus recursos en las AFP en un porcentaje significativo, más del 45% de éstos no son reclamados por sus herederos ante la desinformación de la ciudadanía.

A la fecha de hoy, con casi 15 años en ejecución (inician en el 2003), los miembros que están pensionados con relación a los que cotizan, alrededor de 15,500, de más de 1,730,000 cotizantes, un 0.90%, y el monto que cobran en promedio sus Fondos Patrimoniales son realmente decepcionantes, lastimosos (menos de RD$11,000.00), lo que nos da una idea de los que son y serán estos pagos, ya que el método utilizado y los intereses que devengan los aportes están planificados para eso mismo, dejar a los empleados en una perenne viacrucis…

Debemos agregar que el total de afiliados ya supera las 3,500,000 personas, y se encuentran distribuidos entre las seis (6) instituciones que se disputan el mercado de las AFP.

Ahora bien, lo que debe quedar súper claro, es que estos fondos de pensiones han sido una excelente fuente de seguir capitalizando y enriqueciendo aún más a todos los dueños del Sistema Financiero del país, eso sí es verdad que han sabido disfrutar y hacerse más poderosos con esta infamia al sector laboral.

Por ejemplo lean lo que afirmó Joseph Stiglitz, entre otras críticas sobre este tema de los Fondos de Pensiones y de las AFP, el premio Nobel de economía (2001), en fecha 19 de junio de 2015, en la página www.politika.cl, cito: “A pesar de que toda la sociedad está pagando este enorme costo, aquí el que gana, ciertamente, es el sector financiero en ese país, lo cual resulta en un juego de suma cero. Esto es una enorme pérdida para la sociedad y es muy importante alejarse del segundo pilar que se refiere al sistema privado”. Inclusive hay varios artículos de análisis donde este prestigioso economista pone al desnudo este cuestionable sistema de reparto para los empleados.

Los mal llamados Fondos de Pensiones, que no son Fondos ni son Pensiones, ya que ninguna de las dos palabras son realmente eficaces. La primera (los Fondos), solo se obtienen con relativa facilidad si la persona muere y son reclamados por un heredero, mientras que las Pensiones son muy difíciles de llegar a la meta de 360 cuotas, alcanzables en 30 años ininterrumpidos o no, laborando, y los pocos que logran llegar a cobrar una mísera Pensión, ya serán unos cuasi vegetales humanos. ¡Entonces, el calificativo está más que bien puesto!

Es cierto, no sirven para muchas cosas, no son Fondos, no se pueden tocar, y mucho menos son Pensiones tranquilizantes, no cubren lo básico para vivir dignamente después del retiro!!!

 

Comenta