Los envejecientes y el COVID-19

Por Jose Guerrero martes 24 de noviembre, 2020

En estos precisos momentos con el paso de la pandemia (Covid-19), las medidas del Gobierno deberían estar dirigidas a vigilar y proteger más que otra cosa la salud de los envejecientes,  algunos de los cuales se encuentran desprotegidos y en completo estado de abandono.

Una encuestadora nacional acaba de detallar  estadísticas sobre los efectos directos de la pandemia sobre una población en termino general y sus cambios en situaciones  como el control de sus gastos, control de hábitos de consumo, cambio de los mismos, impacto negativo de sus ingresos; diversión, variación en el cumplimiento de sus compromisos; perdida de trabajo y afectando la salud de la familia en un 26.4%., entre otras cosas.

En la misma no se abordó ningún tema específico sobre la situación por la que pasan en los actuales momentos la clase más vulnerable a la pandemia que somos los envejecientes, adultos mayores y ancianos.

Señala la prestigiosa encuestadora que “la mayoría de la población, en un78.2% aprueba el desempeño del Gobierno para enfrentar la pandemia covid-19, según los resultados del estudio de opinión  Ballup-Hoy”,lo cual nosotros también aceptamos pero le falta más atención para los envejecientes.

A nuestro entender, las medidas adoptadas por el Gobierno que preside una ser humano excepcionar y sensible humanamente hablando, como Luis Abanador, han sido correctas, solamente que los planes sociales en ejecución no están apoyando todo lo necesario al sector más afectado que son los adultos mayores de los 60 años en adelante, los cuales son muy vulnerables frente a la pandemia a nivel mundial.

El Gobierno podría desarrollar planes específicos de protección, como es el hecho de donarle sus medicamentos, dotarlo de pensiones solidarias, incluirlo en los planes “comer es primero”, y hacer mucho más activo al Conape, que si desempeña correctamente su papel sería una buena opción de ayuda para todos nosotros los envejecientes.

No es un secreto que los adultos mayores, como nosotros, cercanos a los 80 años de edad, somos los más afectados con el covid-19, por nuestra vulnerabilidad, y otros factores como son impedimentos físicos, enfermedades de cardiología, renal, ateroesclerosis, frente a cuya situación de salud la pandemia resulta implacable.

Tenemos noticias de que muchos jóvenes, e incluso de la alta sociedad, se han contagiado y no han dado ningún síntoma que represente un alto riesgo, por lo que transitan libremente por las calles hasta sin mascarillas.

La idea del presente artículo es que nuestro amado presidente Luis Abinader, elabore planes futuros para la protección de un sector tan desamparado como en la ocasión y siempre han sido los envejecientes, seguro de que  con la ayuda de Dios todos o una gran mayoría llegara al envejecimiento y también serán más vulnerables igual que nosotros ahora,

En la consulta médica la enfermedad de la vejez es muy preocupante.  Los médicos te realizara un consenso con una evaluación física,  te indicaran muchos medicamentos que están carísimos y te instruirá para cero consumo de los carbohidratos, ni azucares, no alcohol, ni ejercicios excesivos, ni sal, que el  sodio, ni potasio. Entonces que te va indicando la vida. “Que tiene que inscribirte ya en la funeraria” Gracias a Dios, llegamos a los 79, casi 80.

Por último, no olviden las autoridades del gobierno que necesitamos hoy más que nunca un Seguro Senasa más contributivo y solidario, ya que el actual no cubre casi ninguno de los medicamentos.

Por José Guerrero

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar