Los enemigos internos del presidente Medina en acción

Por Rafael Guillen Beltre lunes 16 de enero, 2017

Observo preocupante desesperación y ansiedad morbosa en importantes sectores políticos de la nación, cada cual manejando los acontecimientos nacionales en función de sus ambiciones personales. Aspirar a la Presidencia de la República de Dominicana es un derecho legitimo de cada ciudadano, pero hacerlo de forma irresponsable y vil, es un acto abominable.

Y eso es precisamente lo que está aconteciendo con el tema de Odebrecht, se está apostando a la decapitación del mandatario que al hecho mismo de hacer justicia, reproduciendo escenarios que se han dado en otros países de la región.

La ciudadanía posee todo su derecho de reclamar transparencia y justica frente a este caso, eso es indiscutible, pero a lo que no tienen derecho actores fundamentales de la política dominicana, aprovechándose de la actual coyuntura, es a conspirar; y eso es precisamente lo que se está haciendo dentro de las mismas filas del Partido de la Liberación Dominicana. Nuestra democracia adolece de muchas fallas, las cuales son muy bien aprovechadas por quienes desde las sombras tejen siniestros planes desestabilizadores para ulteriormente beneficiarse.

Es tiempo que comience a gobernar el líder estadista, los tiempos políticos ya dieron sus frutos, es la hora de bañar el perro y sacarle las pulgas. El Presidente Danilo Medina tiene que desmarcarse de algunos colaboradores cercanos que están más pendiente de sus planes políticos que de ayudarlo a gobernar bien. Esas ambiciones políticas de muchos de sus empleados y compañeros están resultando completamente antagónicas al avance de su gestión gubernativa.

Señor Presidente Medina, lo tienen infiltrado, observe quienes guardan silencio frente a lo que se está cocinando tras bastidores, teniendo conocimiento del plan. Se venden como sus amigos leales y sus colindancias son con sectores dentro del peledeismo constituido en su principal frente opositor. Si antes había conspiración, ahora lo que se percibe con claridad meridiana es una batalla frontal contra el gobierno del PLD. Están trabajando para intentar hacer añicos la gestión del Presidente Medina.

La cera de al frente no existe, todo se está manejando desde adentro. Una cabeza bien indignada con el Presidente Medina lo dirige todo desde su tanque pensante, apostando con marcada obsesión a su destrucción inmisericorde, al extremo de actuar como el escorpión con la rana si fuere necesario, como lo relata la fabula que se le atribuye a Esopo. Reflexiónela Señor Presidente.

La corrupción sigue siendo un gran desafío para el gobierno del Presidente Danilo Medina, sería una gran frustración para el gobernante comprender muy tarde que esos mismos que hoy se cobijan bajo el manto protector de su poderoso brazo, eran quienes actuaban sigilosamente desde las sombras contra su gestión, en procura de agenciarse espacios de poder en proyectos políticos particulares u asociados al “Maestro, Líder y Guía”.

Quien tenga ojos para ver que vea.

 

Comenta