Los dominicanos en Puerto Rico

Por Raúl Mejía Santos

La realidad de los dominicanos en Puerto Rico es distinta a otros lugares de la diáspora. Mientras nuestros compueblanos se involucran en los quehaceres sociales, políticos y económicos de puntos geográficos tales como Nueva York, Lawrence o Miami, ganando espacios importantes y destacados, el dominicano en Puerto Rico vive otra apesadumbrada y cruda historia.

La percepción es que vivimos detrás de la cortina, a escondidas con pocas esperanzas de salir y marcar con firmeza nuestra presencia en la isla del encanto. Hemos emigrado cargados de sueños, ilusiones y la expectativa de una mejor calidad de vida a pocas millas náuticas del territorio nacional.

Cuidado con malinterpretar lo planteado. Sentimos orgullo por la identidad que nos cobija y más por la gente nuestra, humilde y emprendedora no importa la circunstancia del momento. Enarbolar la bandera nacional en playas ajenas nos caracteriza en cada expresión cotidiana de la vida, desplegando la alegría que llevamos por dentro.

Los dominicanos somos trabajadores, gente buena que vive al son de una romántica y melodiosa bachata o un contagioso merengue ochentoso bueno pa’ bailar. A pesar de ser la comunidad inmigrante más numerosa en Puerto Rico, no hemos trascendido como colectivo al igual que en otros lugares.

Ahí está la ciudad de los rascacielos, Nueva York. Allí  hemos logrado nuestro espacio; hemos cimentado  las  bases como una comunidad fuerte y dinámica en el plano cívico, económico y político. Los dominicanos en Nueva York somos una fuerza a considerar en cualquiera de los escenarios de esa gran ciudad.

Se nota el activismo, lo bien que se organizan los nuestros.  En ocasiones nos manifestamos  en el campo atlético, con juegos vecinales de softball o baloncesto. El sector de Corona, Queens, a pocos pasos del afamado Citi Field donde juegan los Mets, me viene a la memoria. Son frecuentes los torneos barriales auspiciados por las organizaciones netamente criollas. Allí se confunden los pastelitos, la buena cerveza y el chillido de los asombrosos batazos que paran en la calle.

Volviendo a Puerto Rico, la crisis económica y fiscal de los últimos años ha tenido un impacto importante en la comunidad dominicana, considerando que muchos solían ganarse el sustento en la construcción inmobiliaria y el comercio, renglones de la economía formal en franco descenso hace una década. La contracción económica que ha vivido Puerto Rico en los últimos años se siente entre los nuestros.

De igual forma la poca formación académica de muchos compueblanos limita sus oportunidades de empleo en la isla, viéndose obligados  a recurrir a la informalidad o a labores que les devenga una baja remuneración. Arrastran  desde nuestro país esa experiencia de escasez y pobreza material, frustrando aspiraciones de escalar la sociedad que les acogió.

En el campo profesional tenemos avances considerables, no podemos equivocarnos. Aunque son muy limitados los casos, cabe mencionar que contamos con excelentes profesionales de la salud, por ejemplo, que brillan en el ejercicio de la profesión y han cobrado el reconocimiento de sus gremios y la sociedad puertorriqueña en general. Periodistas, abogados, pedagogos, profesores universitarios y hasta funcionarios públicos de origen dominicano se destacan a diario con su esfuerzo y trabajo. Orgullo nuestro en Borinquen. Sería interesante que las autoridades consulares en la isla consideraran organizar un censo para contabilizar estos profesionales y crear un perfil más definido de la comunidad.

Aunque este aspecto distingue a la comunidad dominicana en Puerto Rico, sin lugar a dudas, la tirantez y el sectarismo es otra cara de la moneda. Los dominicanos vivimos divididos, acuartelados, no nos organizamos y poco nos importa insertarnos en la vida cívica de la isla.

Por eso resulta infructuoso articular una voz contra el trato xenófobo que  nos dispensan algunos puertorriqueños, quienes visualizan  al dominicano como invasor, o gente de segunda. Debo admitir que estos casos son la excepción, la gran mayoría acoge y valora nuestra presencia.

Ideal será cuando la comunidad dominicana en la amada tierra de Hostos aprenda a sumar y aunar esfuerzos; en vez de dividir, opacar o frustrar aspiraciones de quienes desean trabajar los temas y necesidades apremiantes de los nuestros.

Así trazaremos una ruta en común, con el orgullo patrio que nos distingue. República Dominicana y Puerto Rico son pueblos que comparten una tradición antillana marcada por un idioma en común, una historia casi idéntica.  Seguiremos el camino de la hermandad siempre.

Por Raúl Mejía Santos 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar