Los dictadores no saben de diálogos

Por José Flández Viernes 27 de Enero, 2017

Las organizaciones opositoras de Venezuela a través de la Alianza conformada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), anunciaron finalmente que se retiran del dialogo al que en sus inicios habían aceptado participar, aun siendo este propiciado por el propio Nicolás Maduro con el fin estratégico de ganar tiempo y así neutralizar la propia estrategia opositora de la celebración de un referéndum revocatorio en el 2016, lo que fue logrado hábilmente por el marrullero dictador populista.

El experimento de diálogo que se desarrolló en Venezuela del 30 de octubre al 6 de diciembre de 2016 es un capítulo cerrado que no se volverá a abrir, esto, según un comunicado enviado a los medios, por el incumplimiento de los acuerdos a que habían llegado en reuniones previas, lo que a su entender dinamitó ese experimento fallido, supuestamente auspiciado por la llamada Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), conjuntamente con el Vaticano.

De acuerdo al parte de prensa enviado a los medios, ese experimento de diálogo no tendrá continuidad ni segundas partes, al tiempo que anunciaron que están trabajando intensamente y haciendo las consultas a los diversos actores sociales, pues según alegan, lo que hoy ocurre en Venezuela no es un simple forcejeo entre organizaciones políticas por el poder, sino que la lucha es en contra de un peligroso y antidemocrático proyecto ideológico.

Siempre pensé, al nunca creer en cantos de sirena, que lo del diálogo era un perverso engaño del atípico gobernante que continuamente utiliza estrategias parecidas para constantemente desviar la atención de la opinión pública sobre la calamitosa situación de crisis que asola a los indefensos y angustiados venezolanos por culpa precisamente de su fallido y sumamente dañino experimento socialista.

La situación en el país caribeño es cada día mas complicada en la medida que el inútil régimen toma decisiones que en vez de mejorar la situación tiende a empeorarla, porque esas decisiones que se toman no son para salir del atolladero, si no mas bien para fortalecer su dominio político, con lo que profundizan aún mas la situación de crisis alarmante.

A mi entender la oposición venezolana debe aprovechar el cambio de gobierno en los Estados Unidos para ver que consiguen con el nuevo presidente Donald Trump de ayuda eficaz, que contemple cualquier forma de desenlace, para empujar la salida del chavismo forzosamente, porque esa pandilla que allí desgobierna no piensa de ninguna manera perder el poder que consiguieron democráticamente al principio, pero que luego lo han mantenido y planean mantenerlo, a base de mañosería y tácticas dictatoriales.