Los de la marcha verde se ¨encueraron¨ y se les vio el caos como objetivo

Por Humberto Salazar martes 6 de junio, 2017
Imaginemos a un cabeza hueca cubriéndose con un sombrero de cazador africano, el calor del domingo freía un huevo en la calle en Navarrete, sintiéndose un líder nacional al leer un documento frente a un grupito que seguro era el auditorio mas grande a que se había dirigido nunca.

Pues eso es lo que parece haber entusiasmado al vocero de una de las ¨marchas verdes¨ que recorrió el pasado domingo por esa ciudad del norte del país, lo que lo llevó a plantear públicamente el objetivo que tiene este movimiento que tantas veces ese confesó cívico y apartidista.

En este ambiente la proclama de Navarrete fue la siguiente: ¨Proponemos la renuncia en pleno del Gobierno, y la instauración de un Gobierno provisional con dominicanos de conducta intachable¨.

A esto súmele lo del ¨curita¨ de San Francisco de Macorís, quien llamó a una rebelión popular si no se complacían las peticiones de los ¨marchantes¨, la proclama de Santiago que pedía participación de lo que llaman actores de la sociedad en los órganos de decisión del Estado, sin mencionar en ningún lado el método de escogerlos.

Todas estas consignas piden poner al margen las instituciones construidas en un proceso democrático continuo que ha transformado profundamente a nuestra sociedad, fenómeno que ha tardado 51 años en desarrollarse y todavía se encuentra en franca evolución.

Lo de que los verdes son un movimiento no político, que solo busca el cese de la impunidad y la corrupción en la República Dominicana, es una mentira tan grande que parece fabricada para imberbes o retardados mentales, quizás para personas que no entienden el modo y manera en que se desarrollan los procesos políticos.

El objetivo principal de quienes pagan esas marchas, los que financian el transporte, compran y destruyen promoción con el color que los distingue, es decir, los que no se ven participando pero son los auspiciadores principales de este movimiento porque lo sostienen económicamente, es la sustitución del gobierno del Partido de la Liberación Dominicana, y mientras ma rápido mejor.

Si alguien tenía dudas de hasta donde pueden llegar en sus peticiones, pues su vocero en la marcha de Navarrete en un documento leído y por lo tanto aprobado por quienes dirigen a esta gente, ya esta pidiendo la renuncia del gobierno que eligió la mayoría de los dominicanos en las elecciones del pasado año.

Ahora ya nos podemos imaginar hacia donde nos quieren conducir los ¨verdes¨, hacia un estado de caos y anarquía en el país, donde la salida sea la ¨renuncia¨ del gobierno, que sería sustituido por un comité de ciudadanos de conducta ¨intachable¨.

Es decir, retrotraernos a situaciones tan penosas y lamentables como las que vivió en país a a la muerte de Trujillo, cuando la oligarquía dominicana decidió formar un denominado consejo de estado, ya se instauró una situación de ingobernabilidad encabezada, coincidencialmente, por otro movimiento patriótico y apartidista denominado Unión Cívica Nacional:

Inventarse algo como esto, solamente puede caber en las cabezas de quienes han sido incapaces de granjearse el favor popular en los últimos procesos electorales, y ven en lo que llaman movilizaciones que podrían desencadenar grandes desordenes, la única vía por la cual acceder al poder, por la puerta de atrás por supuesto.

A los verdes les queda uno de dos caminos, el primero pasa por proclamas como las de Navarrete y San Francisco de Macorís, azuzados por los anarquistas de siempre, llamar a una rebelión popular, adjetivo que es un eufemismo, y crear un caos en el país en un acto de franca subversión.

El segundo es, tal como lo hizo la Unión Cívica Nacional en 1962, transformar el llamado movimiento popular en un partido político y desde esa plataforma participar como una fuerza mas del sistema en las elecciones del año 2020, a ver como les va con tanta competencia electoral como la que existe en nuestro país.

Como las condiciones sociales, políticas y económicas no están dadas para provocar un alzamiento popular, entonces tendrán que esperar a ver si es el pueblo con sus votos los que pondrán en el poder al grupo de ciudadanos a quienes ellos califican de ¨intachables¨, solo que para eso falta mucho tiempo.

Apple Store Google Play
Continuar