Los 7 que nunca tuvieron oportunidad en el PLD

Por José Núñez sábado 31 de agosto, 2019

Ciertamente, las precandidaturas presidenciales en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), las cuales se hacen llamar orgullosamente danilistas, la mayoría de toda una vida con Danilo Medina, algunos de ahora, que aunque se hagan llamar de ese grupo, saben muy bien que son mirados por encima de los hombros, es que se han ganado esas miradas, llegaron en tiempo de cosecha donde no han sembrado, y pretenden «alzarse con el santo y la limosna».

Entre los danilistas de toda una vida encontramos a; Temístocles Montás, Reinaldo Pared Pérez, Carlos Amarante Baret, Maritza Hernández y Andrés Navarro.

Siguiendo en esta misma tesitura, están los que son de reciente llegada, y que en honor a la verdad, dicen casi todos, que apoyan al presidente Danilo Medina, no que son de ese grupo, ¿y entonces qué buscan ahí?, y estos son; Francisco Domínguez Brito y Radhamés Segura.

No debemos olvidar, que no citamos al ahora precanddiato danilista Gonzalo Castillo, porque éste no estaba y aparentemente no le interesaba por ahora aspirar a ninguna candidatura, mucho menos a la presidencia de la República, por lo menos eso era lo que él mismo decía en público, «que estaba concentrado en sus funciones para ayudar al presidente Danilo Medina».

Pero de sopetón, fuá, el hombre parece que es el delfín «buscado» y el deseado del primer mandatario, el del Plan B.

En este contexto, todo luce indicar, que los demás, los otros siete (7), nunca fueron ni iban a ser los seleccionados por el grupo que ostenta el Poder y que dirige con manos de hierro, tal cual una secta religiosa, el licenciado Danilo Medina, donde la mejor prueba de ese sectarismo fue, cuando públicamente el Presidente dijo «que iba apoyar a uno de su corriente».

Pero aunque luzca contradictorio, que guste o no, el papel institucional de quien dirige la nación, lo que le toca por las funciones que ostenta coyunturalmente y en honor a su liderazgo, es, ser un árbitro en su Partido, independientemente de que usted ya dijo, «que no le interesaba ser un líder».

Ahora bien, los seis precandidatos ubicados en el danilismo en un primer momento, ahora son siete, digo 8, lo que sucede es, que los 7, son los que nunca realmente hubo intenciones de darles una verdadera oportunidad.

Aunque también, ellos no han mostrado popularidad de ser tomados en cuenta como reales potenciales a una candidatura presidencial en esta coyuntura, esa es la verdad.

Y como siempre, en el fondo había un Plan A, el de la reelección, el cual fue frustrado, ahora se aplica el Plan B, pero es que los aspirantes originales no eran la opción de quien dirige la corriente, los hechos están demostrando quien es el deseado, y es muy cierto, que aún sea un chin, Gonzalo Castillo luce más fortalecido y aunque con números pequeños, pero más elevados que los de los otros siete, entonces, muchos dirían, «así quien no».

Porque hubiese sido interesante que a un Reinaldo Pared, o a Carlos Amarante, también a un Temo Montás y al mismo Andrés Navarro, les hubieran puesto toda esa logística de personas y recursos financieros a su disposición, ¿qué habría pasado con ellos?, y no decimos a Domínguez Brito, porque de seguro, se hubiera disparado en su popularidad al triple por lo menos, de como se encuentra ahora mismo.

Pero, por lo que se sabe, estos precandidatos del PLD, que pertenecen a la corriente del danilismo, o son o se hacen los «pendejos», porque les han dado tremenda tomadas de pelos, incluyendo hasta los que están calvos, donde obviamente, en esos casos, los pelos fueron tomados de otros lugares.

Ayer jueves 29 de agosto renució uno de los aspirantes del grupo original de los seis en el PLD, Carlos Amarante Baret, un danilista a toda prueba, que ha estado en los tiempos buenos y en los malos dando simpre la cara con firmeza por el líder del grupo, ahora bien, lo soltaron em medio de la selva; pero fue valiente y no permitió la burla, no aceptó ser usado.

Qué inteligente fue también Francisco Javier García, es un tigre capitaleño y uasdiano por demás, no se lanzó tras unas aspiraciones presidenciales, porque descubrió, lo sabía o le informaron que él no iba a ser el delfín del danilismo.

Así es que jóvenes y no tan jóvenes, analicen la situación y tomen sus decisiones más convenientes, porque quien manda ya seleccionó al heredero de su corriente, y eso va para largo, independientemente de que ahora se vea la meta un tanto distante de poder alcanzar el objetivo.

Porque todo delata, que el asunto de la candidatura oficial en el PLD para el 2020, es para el que se sabía que era, que sino pasaba la reelección, iba Leonel Fernández. Todos lo sabíamos. Todos.

Autor: José Núñez

Anuncios

Comenta