Los 45 años de la película El Padrino

Por Elvis Valoy Martes 2 de Mayo, 2017

El tiempo hace que muchas manifestaciones artísticas se desfasen. Pero el buen arte es como el vino de primera para los catadores, que mientras más añejo, mayor es su calidad. El avance tecnológico amolda a la gente en su gusto, haciendo que no se sienta el mismo placer estético ante una obra de arte que comienza a sentir el paso de los años.

En el séptimo arte es que este fenómeno se hace más palpable. Los avances en el cine conllevan a mutaciones en el gusto de las personas. La película Carrie, salida de la novela del alcohólico y cocainómano Stephen King ha visto tres versiones en diferentes tiempos.

La tecnología ha logrado que la postproducción cinematográfica haya experimentado prácticamente una revolución. Hoy día, una película es más que todo efectos especiales, banda sonora, transiciones, sonido, vestuario, cromaki, etc. Marvel Studios es un ejemplo de lo anterior.

Como cinéfilo, y quien sabe si en el otoño de mi existencia, como futuro cineasta, no pude quedarme impertérrito ante la conmemoración de los 45 años del filme El Padrino, cinta cinematográfica extraída de la novela del mismo nombre, escrita por Mario Puzo, y dirigida magistralmente por Francis Ford Coppola.

La película que lanzó al estrellato a una pléyade de actores y actrices, recaudó durante su exhibición en el primer fin de semana en Estados Unidos 30 millones de dólares, a pesar de solo haberse gastado 6 millones en su realización (claro está, nunca comparado con los casi 400 millones de dólares que recaudó Rápido y Furioso 8 en su primera semana).

Con 9 nominaciones de la academia de Hollywood, y 3 oscares, El Padrino llenó toda una época que se identificó con la cinta y abarrotó las salas de proyección para verla. Su parafernalia influenció parte de la vida de aquellos tiempos.

El excelso actor Marlon Brando sentó cátedra de actuación, demostrando un histrionismo fuera de liga, llevándolo a una de su más alta expresión. Al Pacino, que venía al igual que Brando del teatro, se lució frente a las cámaras. James Caan, Robert Duvall y Diane Keaton mejores no pudieron estar. El filme los lanzó a la inmortalidad.

La ambientación de El Padrino de Coppola fue impactante, y su vestuario se convirtió en una moda de la época, agregando a esto las frases, las cuales muchas entraron a formar parte de la manera de hablar de mucha gente alrededor del mundo. La película exhibida en 1972 puso en boga el cine de gánsteres.

El éxito de El Padrino le sonrió de tal manera a Coppola, que a la primera le siguieron dos sagas más, siendo la segunda parte filmada casi totalmente en la República Dominicana que simulaba ser La Habana pre-castristas, por lo que no se borran de nuestra mente los enormes furgones provistos de acondicionadores de aires que abundaban frente al hospital Padre Billini, y por toda Ciudad Nueva y la Zona Colonial, que sirvieron de camerinos a las luminarias de la icónica película perteneciente a la Paramount.

A pesar de los grandes avances en el mundo cinematográfico, El Padrino mantiene vigencia, y su puesta en escena no caduca. 45 años han pasado de aquel acontecimiento artístico que hizo que una película marcara una época.