Lograrán los peledeístas destruir el PLD?

Por César Fragoso martes 21 de marzo, 2017

Posiblemente mi pregunta de si los peledeístas lograrán destruir el PLD a usted le resulte extraña.

Lo más probable es que piense que debe estar fallándome la mente y, hasta me podría calificar de loco, pues, a quien se le ocurre decir que los miembros del PLD van a querer arruinar su propio partido?.

Le doy el derecho a calificarme de la manera que usted quiera, sin embargo, me veo en la obligación de aclararle que, todo indica que los peledeístas quieren devastar el PLD.

La experiencia que recuerdo desde que tengo uso de razón, y, sobre todo, mis varias décadas involucrado en la política, me indican, que las diatribas, los dimes y diretes entre sus miembros y en especial, las recientes declaraciones de Felucho Jimenez, uno de los miembros de su comité Político, me podrían dar la razón.

Cuando muchos de ustedes aún no habían nacido, por allá por los años 60, y yo era apenas un niño, mi padre era Síndico del Distrito Municipal de El Valle, en la Prov. Hato Mayor y, yo recuerdo, como si fuera en este mismo instante, estar acompañándole montado en una guagüita blanca con una bocina instalada, a través de la cual se repetía el mensaje: Al César lo que es del César, al Dios lo que es del Dios, si quieres salvar tu patria, vota blanco, por Juan Bosh.

Sí, ese, vota blanco por Juan Bosh, se refería al PRD, partido que lo llevó a la Presidencia de la República Dominicana en el 1963 y que después, él mismo se encargó de iniciar su proceso de destrucción al formar el PLD.

A partir de ese momento, los más viejos conocen la historia por haberla vivido y, los más jóvenes por lo que han leído o escuchado sobre la secuela de divisiones por las que ha pasado el otrora mega poderoso y glorioso Partido Revolucionario Dominicano, hasta llegar a lo que es hoy en día y convertirlo en un partidito más del quehacer político nacional que, a duras penas, llegó al 5% de los votos emitidos en las pasadas elecciones del 15 de mayo del 2016.

Yo también puedo hablarles con total autoridad, porque he sido parte de su historia, de lo acontecido en el Partido Reformista Social Cristiano, el cual, desde la muerte de su Líder el Dr, Joaquín Balaguer, inició el proceso de dejar de ser el más grande entre los grandes y tener la mejor maquinaria electoral que recuerda nuestra vida democrática, para convertirse en una entelequia de partido que agoniza día tras día y que, como un bien no renovable, o animal exótico, está en proceso de desaparición.

Esos dos ejemplos de destrucción de los que fueran los más fuertes partidos dominicanos, son más que suficientes para que ustedes comiencen a comprender que mi pregunta sobre las posibilidades de que el PLD también desaparezca o se debilite considerablemente, puede llegar a convertirse en una negra realidad para los miembros de ese partido y, para todo el país que ha visto mejorar su situación gracias a los gobiernos morados.

Tanto en el PRD como en el PRSC, los problemas comenzaron cuando algunos de sus dirigentes se consideraron más poderosos que otros y empezaron a pensar solo en ellos y sus seguidores, dejando a un lado los intereses generales de todos los miembros de ambas franquicias.

Ese juego del “quítate tú, pa ponerme yo”, unido a las luchas de poder de los que se creen dueños de una franquicia política, marcan el inicio del proceso mediante el cual, de manera indetenible, los partidos comienzan a caminar por los senderos de su destrucción.

Lamentablemente, parece que los dirigentes del PLD se montaron en un carro que va sin frenos y transitando por una pendiente muy peligrosa que, si no encuentra la manera de detenerse, irá a parar al precipicio.

Yo reconozco que los peledeístas nos han demostrado que son lo suficientemente inteligentes como para habernos gobernado por los últimos 16 años, casi 17 y que ellos, hasta el momento, han sabido manejar sus diferencias internas, evitando que las rivalidades entre sus líderes sean menos fuertes que el interés colectivo.

Tanto Leonel Fernández como Danilo Medina, los dos dirigentes más importantes del peledeísmo, son un ejemplo de que para ellos, el PLD como partido es más relevante que sus diferencias personales y de quién demuestra más fuerza de los dos y, en los momentos en que ha sido necesario, el uno ha cedido ante el otro, con miras a lograr la permanencia del color púrpura en el Palacio Presidencial.

No obstante, a pesar de esa demostración de Medina y Fernández, pareciera que sus seguidores no acaban de coger la seña y viven tirándose los trapitos al sol, enviando con sus acciones mensajes de intolerancia, peleándose entre ellos por los puestos en el Gobierno y por la preponderancia en la dirección del partido.

El caso extremo lo representan las recientes declaraciones de Felix Jiménez (Felucho) sobre ODEBRECHT, quien, prácticamente acusó a todos los funcionarios gubernamentales de corruptos al decir que todas las obras de esa empresa están sobrevaloradas.

Yo no sé que habrá movido a Felucho a decir eso, lo que si me atrevo a asegurar es, que unas declaraciones de esa envergadura, en la que prácticamente se embarra a todo el Gobierno, me permite cuestionarme si, efectivamente, lograrán los peledeistas destruir el PLD?

 

Apple Store Google Play
Continuar