Lo que pasa en la UASD: El sujeto es responsable de su proceder

Por Francisco Rafael Guzmán viernes 20 de mayo, 2022

Confieso que estoy aspavientado con lo que en los últimos días acaba de ocurrir en la UASD, en torno al actual proceso electoral, pese a que hace mucho tiempo en lo personal desde antes de ser rector Porfirio no debería mucho sorprenderme nada de él. Sin embargo, como quien escribe se incluye entre los que no les gustan llevar las cosas al terreno personal, me gusta tratar de decir como las cosas o los hechos son y no pensando en mi conveniencia o en mi ego.

Hay que reconocer que Porfirio García Fernández fue un buen decano y buen rector, que  fue bueno como economista, es un hombre bien formado y que desde muy temprano en la vida dio demostraciones de arrojo y valor. Testigos son sus compañeros de lucha en la Guerra de Abril y los fueron los trabajadores portuarios pertenecientes al sindicato POASI que lo vieron luchando contra el Yanqui Invasor y que participaron con él en la lucha al igual que mi maestro Roberto Cassá Bernaldo de Quiroz.

Fue buen rector ya que, pese a que el presidente Hipólito no  trato bien a la UASD en la asignación presupuestaria, se manejó muy bien con los servidores y hubo aumentos salariales pese a las precariedades y buena su gestión en la calidad de docencia y la seguridad con las construcciones de las puertas de entrada, principalmente con los recursos propios de las facultades y con los ahorros.

Hubo mucha pulcritud en su administración esa es la realidad. Dale a Dios lo que es de Dios y a César lo que es de César. Lo que no se entiende es que una persona con un historial así se preste a apoyar a un candidato como Editrudis Beltrán, lo dice el autor de este artículo no porque quiera hablar mal de él y ganarme su mala voluntad, porque yo no tengo pruebas y no puedo demostrar nada, pero si tienen que tenerlas o las tienen Narciso Isa Conde, Rafael Jiménez (creo que hoy fenecido) quien fuera director de posgrado y que renunció por los hechos que denunció en declaraciones que dio para la revista Rumbo en el año 2002; de igual manera, las declaraciones de la comunicadora Altagracia Salazar, al igual que Domingo Páez.

Además, a todo esto se suma cuáles son los ex rectores y demás académicos de prestigio  que apoyan  a Jorge Asjana David y cuáles son los que apoyan a Editrudis Beltrán. ¿Cómo fueron las gestiones de unos y otros y las circunstancias? Entre los que han manifestado el apoyo a Jorge Asjana, tenemos: Julio Ravelo Astacio, Edylberto Cabral, Emma Polanco Melo (todavía es la actual rectora), Franklin Almeyda Rancier, el ex vicerrector Cayetano Rodríguez del Prado (hombre del Movimiento Renovador), Cesar Mella Mejía, el prestigioso maestro de la medicina Dr. José Joaquín Puello Herrera y el actual director del Colegio Médico Dominicano Dr. Rufino Senén Caba.

A todo esto se agregan los comunicadores, como Ricardo Nieves y Álvaro Arvelo que se han manifestado en favor de la buena imagen de la UASD en la gestión de Dona Emma, la cual apoya a Asjana y sabe lo que Editrudis representa para la UASD. Porfirio dio un verdadero salto  al vacío, parece que se le ha olvidado que el ser humano no debe dejar pensar que es un ser además de biológico es espiritual, producto de la materia altamente desarrollada, depositada en su cerebro y por lo tanto debe procurar su felicidad con la acción social; se olvidó del legado que debió dejar a las futuras generaciones, lo cual debe ser motivo de felicidad hasta el fin de la existencia física individual.  Se le olvidó que a la UASD hay que defenderla, se le olvido que ella es hija de la Guerra de Abril, se le olvidó que ella es escuela de democracia y no pensó en eso al apoyar a Beltrán, se le olvidó que Editrudis por más que diga no tiene la mejor imagen del uasdiano, si no la peor. ¿Qué pena que un soldado de la patria en el 1965 hoy sea un equivocado?

No voy a mencionar los demás ex rectores que apoyan a Editrudis, entre los cuales está Porfirio. Todos los demás que lo apoyan fueron recientemente rectores y todos los uasdianos que hacíamos vida en la UASD  los conocemos, pero además sabemos cómo fueron sus gestiones al frente de la Primada de América. Las personas que apoyan a la candidatura de Asjana  son personas con muchos prestigios, pero ahora como el que quiere imponerse porque sabe que no tiene aval de prestigio, quieren acusar a Asjana él, Pablo Valdez y todos los acólitos por conveniencia. Todos los indicadores dicen que Editrudis cuenta con mucho dinero para su campaña y lo está poniendo en evidencia. No todo lo  hará con dinero de su peculio, aunque una buena parte debe ser de su peculio. Él es de una élite económica. Si sus orígenes eran de la pobreza material él no debe vivir  en una inopia hoy en día, todo lo contrario en boato y opulencia. El experimentó posiblemente una gran movilidad social vertical ascendente y por uasdiano, pero además parece que milita en el partido del gobierno, el PRM.

El candidato Beltrán se nota que no quiere hablar mucho, pero no somos médicos para hacerle un diagnóstico y poder decir que es por un problema de salud, pero resulta que  Pablo Valdez si habla mucho y ahora que se ha declarado aliado de él, habla de traiciones, pero no dice quien le traicionó. Parece él el candidato a rector y no Editrudis. Nada más falta que, a mi entender tímidamente lo han hecho, hablen de racismo, pero resulta que muchos de los candidatos de la Gran Alianza Nacional ni son blancos ni tienen ojos azules, alguno puede parecer negro puro y estar entre los de mayor prestigio en La Universidad.

Ese legado, a mi juicio, ha sido opacado y maculado con una determinación que asumió Porfirio, la de apoyar al mejor candidato  de la actual en la contienda si no a su émulo. En estas elecciones, en la UASD se está jugando con candela y Porfirio parece que ha caído en la peor de las irracionalidades pensar en vivir su vida  en el día a día, ese su derecho, pero debe sentirse responsable de lo que pueda pasar con la UASD. Los únicos dos candidatos a rectores son muy distintos, tienen dos perfiles muy distintos.

No pensó el rector, al apoyar a Beltrán, en el ejemplo de legado de Juan Bosch cuando se produjo su golpe de Estado, cuando le dijo a Fernández Domínguez que no intentara asaltar el Palacio Nacional porque sabía que eso no iba a tener éxito. Acto de cobardía no fue ese, porque los cálculos de Héroe Fernández Domínguez eran errados, Bosch no quería un derramamiento de sangre si no era para triunfar y había predicado la libertad. El mejor legado es ser coherente siempre con las acciones que han marcado el curso de la vida o, por lo menos, tratar de serlo. Bosch predicó la pulcritud. Cuando se produce el golpe habló a unos de sus familiares del pago de unos muebles de los que debía algo.

Desde que comenzó la pandemia, cuando ya se habían realizado varias marchas verdes, noté que el movimiento cívico Marcha Verde lo que iba era a servir era para sacar al PLD del gobierno, ya que según algunos medios la corrupción era insoportable y el PRM, hijo bastardo de la coyunda de una parte del PRD que abandonaba este y el partidito Alianza Social Dominicana, quería pescar en río revuelto y noté participación de los del PRM en Marcha Verde.

También Fuerza del Pueblo es hijo Bastardo de la coyunda de una parte del PLD y el PTD, para valerse del status legal de este y luego cambiarle el nombre, como hicieron los del hoy PRM con la Alianza Social Dominicana. En artículos que escribí a principios de la pandemia  hice saber lo que pensaba y así resultó ser.

El PRM no tiene nada del otrora partido policlasista que era el PRD, o  bien sea, no es un partido que cree en la socialdemocracia es tan neoliberal como el PLD o la Fuerza del pueblo. En cierto modo es peor aún, es el que más representa los intereses de la gran burguesía, una gran burguesía con mucha conciencia de clase para sí, a la que no le importa la pandemia si no es para sacar beneficios, no le importa el cambio climático, no quiere ningún tipo de recortes a sus ganancias; a esa gran burguesía le puede estar interesando destruir a la UASD y en eso Editrudis puede ser una pieza clave para que se cree una suerte de entropía o desorden que facilite la destrucción de la UASD o la convierta en una universidad intervenida y el presidente Abinader puede prestarse a eso. Hay que intentar que no sea realidad, enfrentado a los que así quieren. Entre los miembros de la gran burguesía, están: las familias Vicini, Corripio, Abinader, Bonetti, León, Palizza & Brache Padovan, entre otros.

Por Francisco Rafael Guzmán F.

Comenta