829-917-7231 | 809-866-3480

LMD y Las Yayas, dos malos indicios a corregir en el PLD

Por Juan López Lunes 30 de Enero, 2017

ARTÍCULOS ANTERIORES

Juan López

Desde el Municipio

Juan López La inmigración haitiana: Realidad o campaña? 

La alta y mediana dirigencia del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) están en el ineludible deber de evaluar, con la mayor objetividad posible, para corregir los dos malos indicios que en su entorno se produjeron al final de este mes de enero:

Primero, las causas y forma del apresamiento, el 24-1-17, del alcalde del municipio Las Yayas, provincia Azua, quien fue electo para dicho cargo en la boleta del PLD.

Segundo, la reelección por “decisión” del Comité Político peledeista (CP-PLD), del Secretario General de la Liga Municipal Dominicana (LMD), el pasado 26-1-17.

Con respecto al primer caso, qué ha hecho o dicho el CP-PLD o, en su defecto, la Secretaría de Asuntos Municipales del PLD?

Se satisface o limitará la dirigencia peledeista con las medidas de coerción que impuso un tribunal ante la grave auto-confesión que, con “valentía y orgullo” ofreció su Alcalde en Las Yayas?

“No me arrepiento de lo que hice, caí preso por trabajar. Es cierto que busqué esos haitianos (en la frontera, ilegales y camuflajeados en la ambulancia del Ayuntamiento, JL) pero no para traficar con ellos, soy el único responsable de ese hecho”.

”…Por la falta de obreros perdí 60 mil matas de aguacate en mi finca en Azua, me desesperé, lo admito. En mi caso nada tiene que ver el PLD, el presidente Medina ni el ex presidente Leonel Fernández. Nada, la culpa es únicamente mía”.

A propósito, con relación a otros y gravísimos escándalos que se generaron, en los últimos seis años, en gobiernos municipales dirigidos por peledeistas, todavía no se conocen las decisiones oficiales que al respecto haya tomado la dirección del PLD.

En cuanto a la reelección del Secretario General de la LMD que se “decidió o impuso” una hora antes del proceso eleccionario, por qué fue necesario esperar hasta el último minuto para que el CP-PLD fijara la línea que sus alcaldes debían aplicar?

Los miembros del CP-PLD creen que, en estos tiempos, era políticamente conveniente y necesario proyectar una imagen de improvisación, desavenencias internas, negociación clientelar y “humillación” a uno de sus dirigentes para mantener en el cargo a un aliado circunstancial?

El proceso para reelegir al Secretario General de la LMD y el apresamiento del alcalde de Las Yayas, sin lugar a dudas, son dos malos indicios que deben preocupar a la alta y mediana dirección del PLD.

En función de lo anterior, hacemos propicia estas dos negativas situaciones para reiterar, ahora con mayor énfasis, la solicitud que hicimos en nuestro artículo del pasado 16-10-16:

“Sugerimos al CP-PLD y a sus Secretarías de Asuntos Municipales y de Educación que procedan a realizar, en el más breve plazo posible, un seminario que sirva de plataforma para definir con claridad meridiana la política municipal del Partido, los procedimientos para superar diferencias entre sus alcaldes con regidores y establecer los mecanismos institucionales que le permitan dar seguimiento a los funcionarios municipales que representan al PLD en los diferentes gobiernos locales del país.

“Luego, con los resultados de ese importante seminario, se proceda a realizar encuentros y talleres en las diez regiones en las que se encuentran agrupados los 158 ayuntamientos del país para socializarlos y compartirlos con sus alcaldes y regidores para que los puedan asumir e implementar con disciplina consciente, unidad y espíritu de cuerpo.

“A partir de esa ingente tarea política, la estructura partidaria pueda volver a poner en práctica la unificación de criterios y la voluntad política para que los aportes del PLD resulten más coherentes y positivos para la sociedad, de lo cual estarán muy agradecidos el Prof. Juan Bosch y el pueblo dominicano.

“Urge que el CP-PLD y la dirigencia media se aboquen a trabajar la necesaria definición de la política municipal del PLD para que sus representantes en los gobiernos locales se empoderen con entusiasmo y firmeza de su histórico e institucional slogan: “Servir al Partido para servir al Pueblo”.

“Empecemos ya! Ahora, porque todavía hay tiempo. Dejarlo para luego sería dañino, se podrían cosechar resultados negativos como sucedió en las pasadas elecciones en varios ayuntamientos (Distrito Nacional, Boca Chica, San Antonio de Guerra, La Vega, etc.) y muy peligroso para el presente y la fortaleza del PLD de cara al futuro inmediato del 2020.”

El proceso y la tardía decisión para elegir al Secretario General de la LMD y la auto-confesión de la triple violación que cometió el Alcalde de Las Yayas son dos malos indicios que debemos utilizar como una oportunidad para empezar a corregir los entuertos y errores que están afectando la disciplina, la unidad partidaria y buena imagen que todavía tiene el pueblo del PLD.