¡Lindo pacto firmado entre el MINERD y la ADP!

Por Rolando Fernández lunes 3 de febrero, 2020

Ojalá se cumpliera, aun sea parcial, para ver si la educación en este país, deja de ser uno de los “hazmerreír” connotados a nivel nacional; como, una de las vergüenzas más notorias en el exterior, cada vez que de evaluación relativa se trata.

Se denomina: “Por más y Mejor Educación” (periódico “El Día”, del 31-1-20). Evidentemente, es algo que procede se procure dar fiel cumplimiento por ambas partes, por el bien de esta sociedad, que tan deficiente servicio recibe en ese orden, entre otros.

Ahora, ¿se podrá lograr eso, con el escenario que se ha venido verificando en el sector durante los últimos años? Es la interesante pregunta que asalta, principalmente, entre todos aquellos que de una forma u otra participan dentro del área, y que son conocedores, por supuesto, de las causales notorias que inciden en la problemática de que se trata.

Es indudable que, gran parte de esas convergen en un punto común: la politiquería que todo lo matiza dentro de la actividad, destacándose esa muy a nivel en las áreas pactantes: el MINERD, y la ADP.

Pero, además, está la complaciente actitud, y hasta el lucrativo “copismo”, respecto de los nuevos patrones de enseñanza importados introducidos aquí, que favorezcan los “narigoneos” a la población de jóvenes adolescentes nuestros, por parte de los grupos hegemónicos gravitantes en el país; como, la permeabilidad casi total en esa línea, con relación al sistema educativo nacional, para continuar innovando cada vez más.

Esos ejes- nueve -, que según se dice afronta el nuevo acuerdo firmado, y “que son claves para el desarrollo de la educación”, lucen más ilusos que enmendadores en realidad. Se les percibe a lo externo de ambas partes seudo comprometidas, como bobos entretenedores durante este año electoral.

Es más, posiblemente, se advierte que, ni los mismos firmantes crean factibles una aplicación razonable de los contenidos señalados, dados los precedentes que se tienen, y hasta la misma falta de voluntades conocida.

Para mejorar la calidad y cantidad de la educación en este país, todos los cañones tienen que estar dirigidos hacia la despolitización total del sistema, comenzando por la cabeza el MINERD, como de todas sus dependencias subalternas.

Hay que llevar a cada puesto a verdaderos educadores; personas con reales actitudes y aptitudes; con vocación docente y de servicio en ese orden; no más bien, a compañeros y compañeritos de partido, exclusivamente.

La ADP, por su parte, también tiene que eliminar de su seno la politiquería; velar por la evaluación y respeto que merecen los profesores, al margen de toda pertenencia partidarista; y, trabajar en favor de los derechos de todo el profesorado que allí se agrupe.

Pero, a su vez, exigir condiciones y cumplimiento de las responsabilidades a sus miembros, pensándose siempre en la formación suficiente y competente de los alumnados, escolares y colegiales, que es su sagrado rol, del que nunca deben apartarse.

Autor: Rolando Fernández

Anuncios

Comenta