Limitación a dos mandatos y nunca jamás 

Por JAIME FERNANDEZ LAZALA viernes 31 de mayo, 2019

Desde el año 2000, el Legislador Constitucional ha ratificado en cada reforma, que el derecho a repostularse de los ex mandatarios está limitado a dos mandatos consecutivos y nunca jamás.

Por tanto es al Tribunal Superior Electoral  y finalmente al Tribunal Constitucional, a los que les compete dirimir si los ex mandatarios pueden postularse sin límites.

La mala práctica de modificar la constitución durante el periodo presidencial para buscar la reelección, no  habilita a los ex gobernantes impedidos de respostularse.

Con esta práctica no se restringe el derechos de los candidatos ni de los electores, porque  dicha prohibición no constituye violación a los derechos humanos y mucho menos los derechos fundamentales.

Tenemos que evitar la perpetuación en el poder y que la democracia  se convierta en una dictadura de facto. La restricción de repostularse a los ex mandatarios, proviene de una decisión soberana del pueblo dominicano, plasmada en la conciencia del legislador constitucional y confirmada en la parte orgánica de la actual constitución y no en el capítulo de los derechos fundamentales.

Los conflictos de los partidos en el poder y la zozobra que vivimos los dominicanos con el dimite diré de los gobernantes y la oposición política con el tema de la reelección y las repostulaciones, de exmandatarios impedidos, deben ser retomados por  los órganos  directivos de los partidos y no permitir que sean  los legisladores y el Tribunal Constitucional los que tengan que decidir esas malas prácticas.

La Comisión Europea para la Democracia por el Derecho, más conocida como la Comisión de Venecia, aconseja limitar a dos el número de mandatos consecutivos,  no así  al Partido en el poder seguir promoviendo el relevo  y permitiendo que otros dirigentes puedan tener ascendencia, ya que  en la  ley de Partidos se deja ver claramente que el legislador lo que persigue es promover, permitir el relevo y dar vida joven y dinámica a la madre de las asociaciones, que son los partidos políticos.

 

POR JAIME FERNANDEZ LAZALA

Comenta