Lieberman advierte que anexionar Cisjordania provocaría una crisis con Estados Unidos

Por El Nuevo Diario lunes 6 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, JERUSALEN.- El ministro israelí de Defensa, Avigdor Lieberman, aseguró hoy que si Israel anexionase el territorio palestino ocupado de Cisjordania, como reclaman algunos diputados, desencadenaría una "crisis inmediata" con la Administración del presidente Donald Trump, e inconvenientes económicos para Israel.

"Recibimos un mensaje directo. Imponer la soberanía israelí (en Cisjordania) significaría una crisis inmediata con la nueva administración", dijo Lieberman ante el Comité de Defensa y Asuntos Exteriores del Parlamento israelí (Kneset), informó el diario Haaretz.

El titular de Defensa instó al Ejecutivo del que forma parte a "dejar claro que no hay ninguna intención de imponer la soberanía", en referencia a las peticiones hechas por varios políticos israelíes y por movimientos pro-colonización de anexionar todos o parte de los territorios palestinos ocupados desde 1967.

"Estoy recibiendo llamadas de todo el mundo, preguntando que quieren saber la posición de la coalición (gubernamental). En lo que a mi opinión se refiere, necesitamos separarnos de los palestinos y no integrarlos. La decisión de anexionar Judea y Samaria (nombres bíblicos para Cisjordania) significaría incorporar a 2,7 millones de palestinos en Israel", apuntó Lieberman.

En febrero y durante una visita a Washington del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el presidente Trump abrió la puerta a nuevas opciones para resolver el conflicto entre israelíes y palestinos, frente a la anterior defensa a ultranza estadounidense y de la comunidad internacional de la solución de los dos estados como única solución posible.

Esta ha sido la base de todas las negociaciones de paz desde la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993 e implica el reconocimiento internacional a un estado palestino independiente y la determinación de fronteras definitivas con Israel.

Desde entonces, han aumentado las especulaciones sobre las posibilidades que la nueva posición de Washington, rechazada de plano por los palestinos y gran parte de la comunidad internacional.

Lieberman aseguró que, para él, el problema no radica tanto en la respuesta de la comunidad internacional ante una posible anexión, sino en los inconvenientes económicos para Israel.

Los palestinos "al menos, tendrían que recibir el estatus de residentes. Eso quiere decir que desde el primer día, 20.000 millones de shekels (5.126 millones de euros) de la Seguridad Social se destinarían a pagas por desempleo, permisos de maternidad y otros gastos", advirtió.

Apple Store Google Play
Continuar