Líder ultraderechista de AFD, persona non grata en antiguo campo nazi

Por El Nuevo Diario jueves 26 de enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, BERLIN.- La Fundación del antiguo campo de concentración nazi de Buchenwald (este del país) ha comunicado al líder de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) Björn Höcke que "no es bienvenido" mañana en los actos organizados para recordar a las víctimas del Holocausto.

La Fundación explicó en un comunicado que responde así al discurso que pronunció la semana pasada el líder de AfD en el estado de Turingia, donde abogó por un "giro de 180 grados en la política del recuerdo" y criticó que Alemania sea el único país que tiene "un monumento de la vergüenza" en el centro de su capital, en referencia al monumento a las víctimas del Holocausto de Berlín.

Mañana, en el 72 aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz, se conmemora el día en recuerdo a las víctimas del nacionalsocialismo y en el antiguo campo de Buchenwald hay organizado un acto del Parlamento de Turingia, del que Höcke forma parte.

Están invitados supervivientes del nazismo y ni ellos ni los familiares de las víctimas pueden permitir que se relativice esa barbarie, subrayó el presidente de honor del Comité Buchenwald-Dora, Bertrand Herz, antiguo prisionero en ese recinto.

La organización, que ha enviado una carta a Höcke, considera que su participación en los actos "no es aceptable", explicó el vicepresidente de la Fundación, Rikola-Gunnar Lüttgenau.

La Fundación precisó que no excluye a ninguna persona, sino comportamientos, e invita a Höcke a visitar otro día, no el 27 de enero, las instalaciones del antiguo campo y la exposición abierta en él para "informarse de las devastadoras consecuencias" de la política del régimen nacionalsocialista.

El caso de Höcke levantó una gran polvareda política en el país y ha dejado en evidencia las divisiones en el seno de AfD, que por el momento, a pesar de las peticiones de destacados dirigentes, ha rechazado expulsarle del partido, aunque estudia medidas disciplinarias.

Höcke sostiene que las palabras de su discurso fueron sacadas de contexto y aseguró a través de su página en Facebook que cuando habló del "monumento de la vergüenza" afirmaba que "el genocidio de los judíos cometido por los alemanes era una vergüenza" para el pueblo alemán.

Los alemanes, continuó, deben ser conscientes de la "inmensa culpa" con la que cargan; "es parte de nuestra historia, pero sólo una parte", añadió.

El pleno del Bundestag (cámara baja alemana) recordará mañana también a las víctimas del Holocausto con un acto en el salón del pleno al que asistirán el presidente del país, Joachim Gauck, y la canciller, Angela Merkel.