Liberarán a presos de la cárcel más poblada de Nueva York por coronavirus

Por Miguel Cruz Tejada jueves 19 de marzo, 2020

EL NUEVO DIARIO, NUEVA YORK.- El alcalde Bill de Blasio y el comisionado del Departamento de Correcciones, informaron este miércoles que cientos de presos condenados por delitos menores, y otros, a la espera de sentencias y juicios, serán liberados esta semana de la cárcel de Rikers Island en Queens,  la  más poblada de Nueva York , como medida de prevención ante la pandemia de coronavirus (COVID-19).

“En las próximas 48 horas, identificaremos a los reclusos que necesitan ser sacados por sus propias condiciones de salud, si tienen alguna condición preexistente o porque están sentenciados por cargos menores y creemos que es apropiado traerlos en este contexto”, dijo De Blasio.

Las autoridades dijeron que la liberación de los reclusos con mayores posibilidades de ser contagiados con el virus letal, podrían comenzar a salir en las próximas 48 horas.

“Dicho esto, todavía necesitamos que nuestro sistema de justicia penal funcione”, agregó.

La prisión que está ubicada en alta mar, en la isla de Rikers en Queens y aunque no es de máxima seguridad, el escape es casi imposible por su ubicación, es una  cárceles con mayor cantidad de reos en el mundo.

El anuncio se produce cuando un oficial de corrección y un recluso dieron positivo al coronavirus en pruebas que se les hicieron ayer por el día.

La Asociación Benevolente de Oficiales de Corrección ha pedido mayor cantidad de  máscaras para proteger a sus miembros y que todos los presos nuevos sean alojados en cárceles fuera de Rikers Island en medio de la pandemia.

Algunos funcionarios de la ciudad, incluido el Defensor del Pueblo,  Jumaane Williams, han presionado para que la ciudad comience a liberar a los prisioneros que tienen más de 50 años de edad y que representan un riesgo bajo de reincidencia.

La Junta de Corrección de la ciudad, que supervisa las cárceles, dijo en un comunicado el martes que Nueva York debe seguir el ejemplo de las autoridades de Los Ángeles y Ohio, que ya han comenzado a liberar a los reclusos para tratar de evitar la propagación del contagio mortal.

Eso incluiría no solo a los sospechosos en espera de juicio, sino también a los presos que cumplen condenas de menos de un año. “La ciudad debe comenzar este proceso ahora”, dijo.

“Las cárceles de la ciudad tienen desafíos particulares para prevenir la transmisión de enfermedades en un día normal y aún más durante una crisis de salud pública”, añadió Williams.

 

Anuncios