Ley de Lavado de Activo 155-17

Por Felix Correa

La práctica de lavar dinero que se ha conseguido en actos ilícitos data de muchas décadas, no sólo en nuestro país, sino a nivel mundial.
En momentos en que República Dominicana no salía del atraso, muchos aplaudían este hecho, por pensar que el desarrollo de un País está en la adquisición de bienes y cosas y no en la educación de las personas.

Esta práctica o mala práctica ha sumergido a nuestra República a pagar un costo muy alto, ya que muchos en vez de emprender de manera licita para obtener riquezas al tiempo estipulado y de acuerdo a su capacidad académica o técnica, prefieren imitar tan deseable práctica, también desde el punto de vista económico lo que se ve favorable para algunos es realmente traumático para muchos.

Con relación al punto de vista económico, las demandas y los precios juegan un papel muy preponderante, ya que cuando en un País hay grupo reducido de personas adquiriendo muchos bienes, los dueños de dichos bienes suben de forma considerada sus productos. Todo esto lo vemos en mínimas compras, como colmados, ferreterías, farmacias, salones de bellezas, supermercados y entes financieros; todos y cada uno de estos negocios fijan sus precios de acuerdo a las demandas que tienen día a día.
Quiénes son los que pueden comprar al precio que sea, sin importar lo alto que esté?
Aquellos que tienen tanto efectivo que ni saben que hacer con el.

No hay un estado de derecho donde ocurre algo como esto, ya que sólo unos pocos se hacen dueños de todo.

Otro punto importante es lo difícil que es poder vigilar este tipo de delito, ya que el dinero que se mueve es tan grande que los ojos que deben vigilar para frenar el lavado, son muy fácil de cerrar a cambio de sobornos, y cuando existen algunas miradas honradas, capaces de denunciar dicho crimen, pues reciben desde amenazas y hasta los cierran para siempre.

En ese sentido la República Dominicana desde el año 2002 ha sacado a la Luz la Ley 72-02 CONTRA LAVADO DE ACTIVOS PROVENIENTES DEL TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS Y SUSTANCIAS CONTROLADAS Y OTRAS INFRACCIONES GRAVES. Sin embargo la misma no fue suficiente para que las Autoridades detengan dicho delito, el cual sumerge al País en unos de los más recurrentes y vulnerables para el lavado de dinero se haga a la vista de todos.

Por lo antes dicho la República Dominicana ha impulsado la Ley 155-17 de fecha 01 de junio de 2017, en la misma Los Corredores de Seguros y otros entes financieros y no financieros, están tipificados como Sujetos Obligados y Oficial de Cumplimiento.

Por esta designación los Sujetos Obligado y Oficiales de cumplimiento han tenido que implementar Manuales de procedimientos, Matriz de Riesgo, hacer debida diligencia, solicitar documentos a los clientes que antes eran inusuales pedir; también invertir recursos en capacitarse.

Realmente como Sujeto Obligado y Oficial de Cumplimiento que es el autor de este artículo, no tenemos ninguna objeción en realizar dichas prácticas; lo penoso es que mientras debemos investigar de forma exhaustiva los movimientos financieros de nuestros clientes y futuros clientes, vemos como a las Autoridades que nos exigen dicho procedimiento hasta amenazando con multas, nuestras faltas, a ellos le pasan por el lado dichos delitos, donde se incluyen a familiares, amigos y vecinos, con más penas aún cuando hasta las pruebas alcanzan los hermanitos más pequeños.

 

Félix Correa

 

 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar