Ley 63-17 entra en vigencia o No ?

Por Dary Terrero lunes 17 de abril, 2017

Ley de 63-17, Entra en Vigencia o No? A pesar de la expectativa que ha generado en la población dominicana la aprobación y posterior promulgación de la ley 63-17 sobre Tránsito, Transporte, Movilidad y seguridad vial, esta normativa está siendo víctima del populismo administrativo dominicano. De este modo está ley se convertirá en una ley más, a pesar de tener un carácter revolucionario ya que es la primera ley en términos de transporte en República Dominicana, además de sustituir a la popular ley 241, la cual data del 1967.

La nueva ley 63-17 regula de manera estructural todas las disciplinas del Tránsito y el Transporte en República Dominicana y la misma es una normativa completa digna de felicitar a sus promotores que con tenacidad la han defendido y estudiado por más de 10 años. Sin embargo, el populismo administrativo, hará que una normativa esencial para el ordenamiento del transporte y el tránsito en el país corra la misma suerte de otras iniciativas, que hasta el momento de su creación no han podido ser aplicadas por negligencias administrativas

La ley 63-17 además de crear el Instituto de Tránsito Terrestre (INTRANT), organismo que pasa a ser él órganos regulador del tránsito, elimina una sería de instituciones con dualidad administrativas, que a la luz de la nueva normativa no tienen razón de ser, como son: La Oficina Técnica del Transporte Terrestre (OTTT); la Dirección General de Tránsito Terrestre (DGTT); el Consejo para la Administración y Regulación de Taxis (CART); la Caja de Pensiones y Jubilaciones para los Choferes del Transporte Público, y el Fondo de Desarrollo del Transporte Terrestre (Fondet). Además fusiona a la Autoridad Metropolitana del Transporte (AMET) y la Autoridad Metropolitana del Transporte de Santiago (Ametrasan), en la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett).

A pesar de haber sido promulgada por el Poder Ejecutivo el pasado 21 de febrero de 2017 y haber transcurrido los diez días correspondiente para su entrada en vigencia, la ley no podrá ser puesta en vigencia por la falta de voluntad política y por el populismo administrativos de los llamados a administrar las leyes, ya que la ley establece algunos elementos dependientes del poder ejecutivo para su aplicación. La ley establece que debe ser nombrado el Director del Instituto de Tránsito Terrestre (INTRANT) quien a su vez tendrá la responsabilidad de elaborar los más de 31 reglamentos de aplicación de la ley en un plazo de seis meses a partir de su promulgación, además de la eliminación de las seis islas de poder mencionadas anteriormente.

Solo pensemos un momento, si al día de hoy un agente de Amet, impone una contravención un conductor aplicando la ley 63-17, nos hacemos la siguiente pregunta: ¿Tiene el Amet calidad para imponer multas? Es solo una de las diversas discusiones jurídicas que se suscitarán en los tribunales de tránsito. Esto solo contribuirá al descrédito de la normativa y creará un ambiente de irrespeto a la misma. Por otro lado, las instituciones eliminadas siguen operando de manera normal acometiendo sus presupuestos sin ningunas funciones según la nueva ley.

En este momento es más importante para el Gobierno trabajar en aspectos administrativos de las instituciones eliminadas que dotar al país de una normativa que impacta de manera directa en organizar tres renglones fundamentales de la vida social del país Tránsito, Transporte y Seguridad. Esperemos a que cuando el Gobierno pueda concluir su labor de identificación de empleados, reubicación de islas de poder e identificación de negocios en estas instituciones podamos finamente tener orden en estos ámbitos

 

 

Apple Store Google Play
Continuar