Leonel, entre la Victoria  y el Fraude Electoral

Por José Pérez Méndez jueves 3 de octubre, 2019

Quien escribe  ha tenido la experiencia de haber participado de todos los procesos electorales dominicanos desde 1978, pero además de haberlos vivido y observado también los he estudiado y analizado después de su ocurrencia.

Claro que las elecciones internas de los partidos políticos no se pueden comparar  con las elecciones nacionales porque son eventos internos en donde se dan situaciones un tanto particular, no obstante en la mayoría de esos procesos no se han producido grandes sorpresas el día de las votaciones, salvo que se haya intervenido el mismo con fines de alterarlos.

A manera de resumen les diré que en las elecciones del 1978, 1982 y 1986 el PRD era la fuerza  favorita para ganar y eso fue lo que sucedió excepto en el 1986 donde el gobierno encabezado por el Dr. Salvador Jorge Blanco intervino en contra del candidato de su propio partido, lo que sumado a la división del partido, terminó favoreciendo al Dr. Balaguer, quien se alzó con la victoria por una diferencia de 40,000 votos.

En los procesos electorales internos del PRD con miras a las elecciones de 1978,1982 y 1986 ganaron quienes se proyectaban como  ganadores, Don Antonio Guzmán, Salvador Jorge Blanco y Jacobo Majluta. Mientras que en el Partido Reformista y el PLD, el Dr. Balaguer y el Profesor Juan Bosch, se convirtieron en candidatos escogidos por Asambleas Nacionales y Congresos Electores de sus respectivas organizaciones.

En las elecciones del 1990 el favorito era el PLD con Juan Bosch como candidato pero fue derrotado por el fraude colosal del Dr. Balaguer y lo mismo sucedió en el 1994 cuando el Dr. Peña Gómez fue el candidato presidencial del PRD.

En las elecciones del 1996 el Dr. Peña Gómez fue el favorito para ganar la primera vuelta y ganó y el Dr. Leonel Fernández era el favorito para ganar en una eventual segunda vuelta y también ganó, el primero como candidato del PRD y el segundo por el PLD.

En el año 2000 Hipólito Mejía fue el favorito tanto en las elecciones internas del PRD como en las elecciones generales como candidato de su Partido Revolucionario Dominicano, ganó en la primera, y hubiera ganado en la segunda si hubiera ocurrido.

En el PLD, en el 1999, se produjo una situación muy cercana entre Danilo Medina y Jaime David en el proceso interno y el mismo fue ganado por Danilo Medina, aunque todavía hoy se cuestiona la transparencia de dicho proceso en el que se usaron malas artes.

En el 2004 el Dr. Leonel Fernández fue el favorito en las internas del PLD y también en las elecciones generales en que se enfrentó a Hipólito Mejía, que venía de imponerse con malas artes en el proceso interno del PRD, y el Dr. Fernández ganó.

En las elecciones del 2007 ganó el favorito que era el Dr. Leonel Fernández en las internas del PLD y también en las  generales del 2008, mientras que en el PRD ganó el Ing. Miguel Vargas Maldonado que se proyectó como el favorito en sus internas.

Para no hacer tan largo este artículo quiero concluir diciendo que, tanto en los procesos internos de los partidos como en las elecciones generales, siempre ha ganado el que ha sido el favorito para ganar , aunque haya ocurrido que un candidato que empezó siendo favorito terminara perdiendo puntos al final y perdiendo las elecciones.

Las primarias abiertas del PLD del 6 de Octubre próximo tienen  la connotación de unas elecciones generales porque puede votar todo el mundo, incluyendo los que están en el padrón del PRM, y  en ellas el Dr. Leonel Fernández es el favorito de la inmensa mayoría de las encuestas.

Lo único que podría impedir la victoria del Dr. Leonel Fernández el 6 de Octubre sería un gran fraude electoral por parte del gobierno para favorecer a Gonzalo Castillo y para eso tendría que participar la Junta Central Electoral, de ahí que el Dr. Fernández esté más esquivo que una guinea tuerta para evitar que le hagan lo que le han hecho a otros  en ocasiones anteriores.

Concluyo diciendo que en las primarias del 6 de Octubre el Dr. Leonel Fernández  debe ser el ganador por amplio margen y que solo un gran fraude puede impedirlo, así que hay que defender a como  dé lugar los votos emitidos a su favor durante la jornada cívica de ese día.

Por José Pérez Méndez

Anuncios

Comenta