829-917-7231 | 809-866-3480

Leonel, Danilo y el futuro del Partido de la Liberación Dominicana

Por El Nuevo Diario Martes 21 de Febrero, 2017

Cuando se fundó el Partido de la Liberación Dominicana, el 16 de diciembre de 1973, en Fiesta De Luxe, en el corto discurso que pronuncio Juan Bosch en la clausura del acto, dijo entre otras cosas, que el partido que ese día salía a la luz pública se proponía concluir la labor que había emprendido Juan Pablo Duarte y lograr la verdadera independencia dominicana en una lucha sin tregua contra el imperialismo y sus lacayos criollos, y agregó, en otra parte de su discurso, que la verdad estaba del lado del corazón .

En pocas palabras, el Partido de la Liberación Dominicana , debía ser un partido de izquierda y así fue hasta el mil novecientos noventa, año en que el partido de la liberación obtuvo una gran cuota de poder, tanto en el congreso como en los cabildos, y una buena cantidad de compañeros de extracción social muy humilde, se vieron manejando fuertes sumas de dinero que podían usar a discreción, y que yo, sin temor a equivocarme, diría que esos cuatro años del 90 al 94 no se convirtieron en una pandemia de corrupción gracias a que Juan Bosch estaba vivo .

La interrogante que todos debemos hacernos es la siguiente: ¿ Es que las prédicas del profesor Bosch contra la corrupción y el mal uso de los dineros del pueblo, así como su categórica afirmación de que la actividad política debía ser como un sacerdocio, cayeron en saco roto o simplemente predicó en el desierto o sembró en el mar ? Para mí ni una cosa ni la otra, las ideas y principios que en vida defendió el profesor Bosch son valederos no solo para el pueblo dominicano, sino para todos los pueblos del mundo en una situación igual o parecida a la nuestra.

El objetivo actual del partido de la Liberación después de 16 años en el poder debe ser reafirmarse en la mística del boschismo y el peledeísmo histórico, restablecer la democracia interna, convocar elecciones generales para renovar todos los cuadros dirigenciales del partido y retomar la disciplina y los métodos de trabajo que no solo ayuden a formar más y mejores militantes, sino también más y mejores ciudadanos .

Después de las elecciones del 1990 el partido entro en una grave crisis que amenazó con su desintegración, porque ningún peledeísta entendía las razones del por qué no tomamos el poder si todos habíamos trabajado sin descanso para obtener el triunfo. A Juan Bosch tuvieron que llevarlo por varias ciudades del país para que tratara de explicar las causas de ese fracaso, que de acuerdo con su punto de vista fue un fraude colosal, aunque nunca explicó la participación del Departamento de Estado en ese fraude, ni por qué él no aceptó determinados apoyos que se le ofrecieron prácticamente a cambio de nada.

Todavía en el 1994-96 el partido se reunía con cierta normalidad , pero los compañeros que fueron nombrados como funcionarios, se percataron que los compañeros de la base eran muy críticos en sus respectivos organismos, y les exigían pulcritud en el manejo de los fondos, que ellos administraban y no se mordían la lengua para decirles o hacerles cualquier señalamiento, eso había que pararlo y la decisión fue bien pensada, es decir en el partido habría una especie de receso no se realizarían mas elecciones internas y los compañeros permanecerían en su puestos de dirección a todos los niveles, hecho que evitaba entre otras cosas, los cuestionamientos por la faltas de empleos para la base y la lucha interna por posiciones dentro del partido.

Sin lugar a dudas son el comité político junto con el presidente Danilo Medina, el presidente del Partido de la Liberación Dominicana Leonel Fernández , los dirigentes con la autoridad suficiente y necesaria para poder relanzar al PLD en el respeto a los métodos de trabajo, a la disciplina consciente y hacer que renazcan en el pueblo dominicano la fe y la esperanza de un futuro mejor.

,los dirigentes con la autoridad suficiente y necesaria para poder relanzar al PLD en el respeto a los métodos de trabajo, a la disciplina consciente y hacer que renazcan en el pueblo dominicano la fe y la esperanza de un futuro mejor.

Por: Rafael de los Santos González