Lecciones del Covid 19

Por Elias Samuel Rosario Mata

La luz necesita de la oscuridad para brillar. Para que exista el universo se requiere de dos polos opuestos. Los encontramos en toda la manifestación, vida y muerte; amor y odio; espíritu y materia; bien y mal y así sucesivamente. Sin embargo, en el fondo de esa dualidad, existe la armonía del Poder Supremo. Del cual mana la vida diversificándose en infinidades de formas. En su aspecto más profundo, todos somos Uno.

Aunque en la superficie somos diferentes. Negros, blancos, mulatos, etc. Por dentro todos somos iguales y del mismo color. La variedad enriquece nuestra experiencia. ¿Qué aburrida seria la vida, si todos los seres humanos fueran del mismo color, la misma estatura y las mismas facciones? Sin embargo, muchas personas rechazan y repudian a quienes son diferentes. Establecen líneas divisorias por nacionalidad, color, raza, bienes y un largo etc.

Nuestras sociedades se han convertido en centros de discriminación. No hemos aprendidos las lecciones de la naturaleza, que todo lo acoge y nada rechaza. El egoísmo, la envidia, el odio, y la ambición se reflejan por todos los medios. Transformando nuestro diario vivir en una lucha salvaje en que el más fuerte, apabulla y se traga al más débil. “El hombre es un lobo para el hombre” escribió el filósofo inglés Thomas Hobbes en su obra El Leviatán (1651)

El más despiadado, el más astuto para engañar, el más habilidoso para explotar al obrero y aumentar sus riquezas. Es alabado y elevado a los altares. Por otro lado, con dolor en el Alma vemos en las calles, a seres humanos, que sucumbieron frente a esta lucha salvaje y se entregaron a los vicios, unos harapientos deambulan por calles y avenidas, otros duermen en los duros pavimentos y basureros, sin que nadie se conduela.

Frente a esta caída de la raza humana, provocada por nosotros mismos, no tenemos más opciones, que pagar por nuestros errores. El universo es un constante movimiento, lo que sale de nosotros es nuestra creación y regresa. ¿Y que hemos creado? Guerras, armas destructivas, miserias, marginalidad, pobreza extrema y una serie de males, que hoy tenemos que pagar.

Cuando el materialismo se eleva sobre la espiritualidad y el mal comienza a triunfar sobre el bien, el odio sobre el amor. La fuerza, que mantiene la armonía universal se manifiesta para restablecer el equilibrio. ¿Cómo? En forma de enfermedades y catástrofes. La Biblia enseña, sobre el Ángel de la muerte, que mató a los primogénitos de Egipto para forzar al Faraón a liberar al pueblo judío. La hindú de Shiva, el dios destructor.

El Covid 19, vino para enseñarnos, que debemos cambiar de actitud con nuestros hermanos. Nos obliga a cuidar nuestros familiares y vecinos, porque de contagiarse, nos ponen en peligro. No conoce religión, riqueza, pobreza, color de piel, ni nacionalidad, antes su invisible presencia todos somos iguales. Nos enseña que, aunque en la superficie estamos separado, en el fondo “somos Uno, la raza humana”

Nos recuerda, que en cualquier momento podemos morir y todo lo acumulado se quedara, porque nada trajimos y nada nos llevamos, que debemos ser más solidarios, que el bien o el mal, que afecte a nuestros semejantes también puede afectarnos, que el amor al prójimo, es el único camino, que nos puede salvar, es el punto de partida para acercarnos a la eternidad de nuestra dimensión espiritual.

Lic. Elías Samuel Rosario Mata

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar