Le Pen pide expulsar a los extranjeros fichados por radicalización

Por EFE miércoles 12 de diciembre, 2018

EL NUEVO DIARIO, PARÍS.- La líder de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, reclamó hoy un endurecimiento de la política antiterrorista tras el ataque mortal ayer contra el mercado de Navidad de Estrasburgo y reiteró su petición para que los extranjeros fichados por radicalismo islámico sean expulsados.

“No se hace todo lo posible en la lucha contra el fundamentalismo islámico”, se quejó en una entrevista al canal “France 2” Le Pen, que insistió en que “si se expulsara a los extranjeros (fichados), habría medios suplementarios para vigilar a los franceses”.

En cuanto a los franceses fichados por los servicios secretos -contra los que la Justicia en la mayor parte de los casos no tiene elementos inculpatorios-, dijo que hay que “juzgarlos” y que la legislación ya lo permite: “Todo está en el Código Penal”.

“Hay barrios enteros y a veces incluso ciudades en manos de los fundamentalistas islámicos”, denunció en otra entrevista al canal “BFM TV”.

A su juicio, es necesario “un cambio radical porque la política contra el terrorismo falla de forma manifiesta” y eso pasa por llevar ante los tribunales a cualquier persona que tenga contacto con una organización terrorista y por actuar contra los movimientos salafistas.

La presidente de la Agrupación Nacional (RN) hizo hincapié en que “el fundamentalismo islámico” en Francia “ha causado 255 muertos” en los atentados yihadistas que se han producido en los últimos años.

El presunto autor del ataque de Estrasburgo, en el que fueron asesinadas dos personas, un tercero se encuentra en muerte cerebral y otras 13 resultaron heridas, 8 de gravedad, es Cherif C., un hombre de 29 años natural de Estrasburgo de nacionalidad francesa que era objeto de seguimiento por los servicios secretos.

El secretario de Estado de Interior, Laurent Núñez, contó hoy que estaba fichado por radicalización religiosa debido al comportamiento que se le observó en prisión.

Núñez indicó que es uno de las 12.000 personas que están vigilados por los servicios secretos con la llamada ficha S por radicalización islamista.

Las críticas contra el tratamiento de los fichados por radicalización islámica también llegaron del presidente del partido conservador, Laurent Wauquiez, que en un mensaje en Twitter se preguntó retóricamente: “¿Cuántos atentados cometidos por fichados S tenemos que sufrir antes de adaptar nuestra legislación a la lucha contra el terrorismo?”

“¿Qué esperamos para librar por fin la batalla para erradicar el integrismo que nos ha declarado la guerra”, añadió Wauquiez.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar