Laudato Si; el papel del liderazgo católico en las luchas ambientales

Por Nelson Reyes Estrella

En diferente contexto de la historia el liderazgo de la iglesia católica encabezado por el papa ha salido al frente en momentos cumbre de la humanidad para dar respuestas a las preocupaciones teológicas, filosóficas y científicas de la actualidad a través de las encíclicas papales.

El papa Francisco en sus sabias encíclica papal, Laudato Si (alabado seas) un llamado de atención y a la acción sobre el medio ambiente y el desarrollo sostenible, en la No. 17 nos invita a reflexionar de la siguiente manera “Las reflexiones teológicas o filosóficas sobre la situación de la humanidad y del mundo pueden sonar a mensaje repetido y abstracto si no se presentan nuevamente a partir de una confrontación con el contexto actual, en lo que tiene de inédito para la historia de la humanidad. Por eso, antes de reconocer cómo la fe aporta nuevas motivaciones y exigencias frente al mundo del cual formamos parte, propongo detenernos brevemente a considerar lo que le está pasando a nuestra casa común.”

Agrega el sumo pontífice en la No. 34: “Pero mirando el mundo advertimos que este nivel de intervención humana, frecuentemente al servicio de las finanzas y del consumismo, hace que la tierra en que vivimos en realidad se vuelva menos rica y bella, cada vez más limitada y gris, mientras al mismo tiempo el desarrollo de la tecnología y de las ofertas de consumo sigue avanzando sin límite. De este modo, parece que pretendiéramos sustituir una belleza irreemplazable e irrecuperable, por otra creada por nosotros.”

 

¿Qué está pasando con el liderazgo de la iglesia católica en La Sierra?

En los últimos años los líderes de la iglesia católica vienen abrazando las causas sociales, sobre todo las causas ambientales, como muestra de eso, se puede analizar el caso de Loma Miranda donde un grupo de sacerdotes han asumido de manera estratégica y táctica la causa por la declaratoria de Parque Nacional, algunos de estos hasta dispuestos a abandonar los protocolos eclesiásticos por la defensa de su pueblo que lo abraza y lo acompaña en cada paso, una muestra fehaciente de que las ideas revolucionarias de Jesucristo el hijo de Dios, aún encuentran cuerpo en una de las instituciones de mayor poder a nivel nacional y global.

Otro caso para analizar es el de Yamasá en Monte Plata, donde la Barrick pretendía instalar una presa de cola que comprometía las aguas del río Ozama y la salud y el sustento económico de los habitantes de la zona, pero la manifestación encabezada por la iglesia católica fue decisiva, hasta con una marcha multitudinaria, lo que obligó que varias semanas después el ministro de energía y minas dijera en los medios de comunicación que la presa de cola no se construirá en Yamasá y que se están estudiando otros lugares.  El caso más reciente, el del Padre Rainer Vázquez en Baitoa, Santiago en defensa de la Loma de los Melaos, donde denunció el crimen que causa Cemento Cibao.

Así como estas luchas encabezada por la iglesia, existen otras en todo el territorio nacional que se reflejan en los medios obligan al diálogos con los sectores de poder y, por consiguiente, a los cambios, siendo una muestra de que cuando la iglesia se une a las comunidades los resultados no se hacen esperar. Frente a esta situación nos preguntamos, ¿Dónde están los líderes de la Iglesia católica de La Sierra? Que después de un año de lucha no se le ha visto reunirse con los líderes comunitarios y ambientales que luchan para que no se destruyan casi 70 kms de los ríos Bao y Jagua con la presa de Las Placetas, dos reuniones que habían sido agendada fueron abortada sin una explicación satisfactoria de la institución.

Muchos se preguntan, ¿Cuáles intereses impiden a la iglesia católica reunirse con los líderes comunitarios y ambientales para presentar una posición a favor de las comunidades que son quienes sustentan la fe, comunidades tan creyentes como son los diferentes campos de Jánico y SAJOMA que se caracterizan porque en los pueblos abundan las más hermosas infraestructuras de la iglesia de todo el país y construida con los aportes de los comunitarios, muchos de ellos en el exterior, así como los empresarios de estos pueblos.

Seguirán los líderes de la Iglesia de La Sierra dando la espalda a las comunidades que comienzan a ver con preocupación esta actitud de la institución; no fue suficiente la reciente huelga cívica del 25 de abril, el velorio en Santiago, las diferentes marchas: en Santiago, SAJOMA, Jánico, la de los serranos en Estados Unidos y las más reciente en Las Placetas, donde el sacerdote se negó incluso a que pasaran el aviso en misa; no ha sido suficiente para inferir de qué lado deben estar antes de que sea tarde.

No han leído estos padres el “Laudato Si”, donde en una de las más importantes la # 14 “Hago una invitación urgente a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta. Necesitamos una conversación que nos una a todos, porque el desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos”

Esperamos que reflexionen y cambien su accionar,  si no lo hacen, la iglesia del futuro no es que será pequeña como dice el papá Francisco, sino es que hasta puede desaparecer en La Sierra, cuando las generaciones futuras se enteren que perdieron sus ríos por falta de apoyo de la institución de la fe.

Consciente de esta situaciones el Papa lo expresa de la siguiente manera, “La crisis ecológica es un llamado a una profunda conversión interior. Pero también tenemos que reconocer que algunos cristianos comprometidos y orantes, bajo una excusa de realismo y pragmatismo, suelen burlarse de las preocupaciones por el medio ambiente. Otros son pasivos, no se deciden a cambiar sus hábitos y se vuelven incoherentes. Les hace falta entonces una conversión ecológica, que implica dejar brotar todas las consecuencias de su encuentro con Jesucristo en las relaciones con el mundo que los rodea. Vivir la vocación de ser protectores de la obra de Dios es parte esencial de una existencia virtuosa, no consiste en algo opcional ni en un aspecto secundario de la experiencia cristiana.”

Pero como dice el apóstol San Pablo: “Porque nada podemos contra la verdad, sino por la verdad” o el evangelio de Juan, “La verdad os hará libres”, y como lo dijera Antonio Escohotado Espinosa “La verdad se defiende sola, lo demás necesita la ayuda del gobierno” y parece que en La Sierra de algunos líderes de la iglesia.

Finalmente, la gente está creyendo cada vez más en la naturaleza, entienden que esta es la mayor manifestación del amor de Dios hacia los hombres y muchos están hasta dispuesto a  abandonar la creencia religiosa motivado por esa misma actitud de líderes de la principal institución de Jesús, y de este podemos inferir que si estuviera físicamente, como hace más de 2 mil años, seguro que estaría en contra de la hidroeléctrica de Las Placetas, por qué en La Sierra nada representa la presencia de Dios que los maravillosos ríos Bao y Jagua.

Por Nelson Reyes Estrella

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar