Las Ternas para la Cámara de Cuentas

Por José Núñez jueves 5 de enero, 2017

ARTÍCULOS ANTERIORES

José Núñez

Del Presente al Futuro

José Núñez Alas del mismo pájaro: Liderazgo y tasa de rechazo

Las cinco (5) ternas que se seleccionaron para escoger a igual número de integrantes de la nueva Cámara de Cuentas, con detalles folclórico y típico en la escogencia por nuestros cuerpos legislativos, esta vez por los honorables Diputados, ya sea para una función de un solo miembro, de un tribunal, un cuerpo colegiado o para miembro de una cámara como es el caso que nos ocupa, se dan situaciones que aunque con características repetitivas, esta vez se le incrementó el aderezo al sancocho.

De la extensa lista de los más de 270 profesionales de las ciencias sociales que se inscribieron para participar en las evaluaciones para formar parte del Pleno de la Cámara de Cuentas, en una primera depuración quedaron nada más y nada menos que 259 hombres y mujeres para ir a este matadero.

Se inicia el show con las evaluaciones de apariencias solemnes, en 17 secciones, durante 11 días laborables, las cuales eran supervisadas por catorce honorables diputados, que son los integrantes de la Comisión Permanente de la Cámara de Cuentas de los Diputados, una cantidad significativa de responsables de este proceso en las presentaciones y mal llamadas entrevistas, ya que las preguntas de estos susodichos evaluadores escaseaban, ya sea por desinterés, desconocimiento o por quién sabe, quizás no querían ser más burlones de la cuenta con los más de 250 ingenuos participantes.

Era un secreto a voces que quien no amarró uno de los cinco apetecidos espacios para la Cámara de Cuentas antes de evaluarse, nananina, solo iba a perder su tiempo. Inclusive, algunos dicen, que de los que se retiraron de las entrevistas fue que se orejearon el asunto y sacaron los pies raudo y veloz.

Pero todo concurrió en orden y muy aburrido, toda vez que no había un dinamismo por los evaluadores. Obviamente, que al final, en la última entrevista, se tenía que hacer notorio el show y se finalizó con una nota anti institucional, violando su propio reglamento, qué pena!

Le permitieron a la Presidenta de la Cámara de Cuentas que hablara por mucho más tiempo que los demás aspirantes o competidores, por encima de los 30 minutos, mientras que a los demás, solo se le permitieron 10, y no conforme, les permiten que presente las memorias de sus seis años de gestión al frente de la misma, que barbaridad.

Cuando esta distinguida dama, Licelot Marte de Barrios, se somete a evaluarse para seguir como miembro del pleno en la Cámara de Cuentas, independientemente de su posición jerárquica en ésta, tenía los mismos derechos y el mismo tiempo que se les permitió a los demás interesados en hacer su exposición. ¡Qué pena carajo!

Ahora queriendo hacer ver lo que no se hizo en las evaluaciones, dar una muestra de equilibrio y de imparcialidad, ponen a presentar las cinco ternas en el pleno de la Cámara de Diputados a igual número de éstos que en nada tenían que ver con el proceso evaluativo, que no sea recomendar a uno que otro de los 250 aproximadamente que se sometieron al referido matadero.

O sea que a los diputados Ramón Cabrera, Guido Cabrera, José González, Nidio Encarnación y Gustavo Sánchez, fueron los que sus colegas, dando una muestra de apertura escogieron para que presenten las ternas de los que ellos no evaluaron, parecería que a esta Comisión encargada le dio apuro de pararse o no sé de qué, a mencionar “los quince seleccionados” entre los 25, por el Pleno de la Cámara de Diputados en las cinco ternas.

Aquí se puede observar que ya irreversiblemente están fuera del próximo Pleno de la Cámara de Cuentas, los licenciados Juan José Castillo y Alfredo Cruz Polanco, que a la sazón del tema, son los dos miembros sin funciones específicas en la actual Cámara de Cuentas, es decir, en cuanto que no desempeñan ninguno de los cargos formales de; Presidente, Vicepresidente o Secretaria de la misma.

Aunque también se puede hacer notar que de los integrantes del Pleno de la Cámara de Cuentas actual (período 2010-2016), que forman parte de las cinco ternas, Pablo del Rosario, Pedro Ortiz Hernández y Licelot Marte de Barrios, ninguno la encabeza, es decir, que si uno de los que deciden no mete sus manos, e pa` fuera que van todos.

En definitiva, falta lo mejor, el raund final, la decisión o escogencia en el Senado de la República, y con estas características, casi siempre la parte del cierre es la mejor…