Las revelaciones del caso “medusa”

Por Rolando Robles

Las medusas, son animales muy especiales, como casi todos los habitantes del reino marino. Variedad, colorido y múltiples formas, constituyen tal vez, la mejor fotografía de esa subespecie perteneciente a la familia de los celentéreos. Pero, cuando se habla de “medusa”, por lo general, nos referimos a ese ser mitológico de la antigua Grecia, que tiene una historia tan espeluznante.

Según nos cuenta la mitología, las hermanas Medusa, Esteno y Euríale, eran un trío de gorgonas (demonios femeninos de origen infernal) que poseían poderes excepcionales muy destructivos. Es así como nuestra heroína de hoy, Medusa, convertía en piedra a cualquier humano que la mirara a los ojos fijamente. Hasta que Perseo, un semidios hijo de Zeus, le cortó la cabeza y la usaba como arma, hasta que finalmente, se la regaló a Ateneas, otra diosa mitológica.

Con este introito, solo pretendo poner en contexto lo novedoso del nombre que se le ha asignado a un proceso judicial que es único en la historia nuestra y que, por tanto, augura un resultado espectacular. Nunca antes un Procurador General había sido acusado y encarcelado; y todo, a menos de un año de haber dejado el importantísimo y polémico cargo.

Por otra parte, también intento establecer si las otras dos hermanas gorgonas, Esteno y Euríale, tendrán algún papel reservado en esta novela de ficción que escribe el Ministerio Público. Claro, lo de ficción es una presunción mía, pues hasta ahora, las medidas de coerción son muy reales, aunque, no estoy tan seguro de que las condenas definitivas aparecerán. Sin embargo, debo admitir que, todo indica que seguiremos sondeando las profundidades oceánicas y que podríamos llegar hasta los confines del oscuro averno.

Hasta el momento, la ciudadanía sigue y apoya con entusiasmo el proceso en curso, no por el ambiente marino que le ha impregnado la fiscalía, ya que, a fin de cuentas -siempre hemos vivido de espaldas al mar- sino, por las esperanzas de que algún día se erradique la corrupción y la impunidad que por siempre la acompaña. Percibo también, algún dejo de morbosidad en la pasión que la gente ha puesto en el asunto.

El problema vendrá si no se llenan las expectativas de justicia de una pobla

ción que votó mayoritariamente por un “cambio” y que no tolerará pacíficamente las violaciones a las promesas de campaña. Por suerte, Luis Abinader -que ha resultado ser mejor presidente que candidato- parece entender a cabalidad lo singular de su gobierno y ha actuado diligentemente ante el mas mínimo asomo de irregularidades en su equipo; y eso genera cierta confianza en el futuro.

En todo caso, lo que motiva esta perorata mía es, auscultar en los actos de esta fiscalía “independiente”, ¿qué tan hondo pretende bucear Luis Abinader? Y lo que sería mas importante aún: si él entiende lo que implica meterse en aguas tan profundas sin oxígeno suficiente. Porque todos conocemos que es muy buen nadador, pero, se trata también, de “saber bucear hasta el fondo”.

Digamos por ejemplo que, son varios los aspectos preocupantes de un proceso que ha generado tantas expectativas, como en su momento lo hizo el juicio a los asesinos de las hermanas Mirabal y su chofer; y varios también, los precedentes (jurisprudencias) que se observan en este caso judicial. Veamos algunos de ellos:

  • La presencia femenina -que no es novedad- en los tribunales, ha aumentado grandemente: procuradora, fiscales, jueces y hasta acusadas, participan en un escenario dominado por las damas y se espera un papel honroso de ellas.
  • En el caso de la procuradora adjunta Yenis B. Reynoso, se advierte un cierto riesgo para su tan esperado rol como “Procuradora General”. Su futuro va a depender de que agregue una mayor dosis de sobriedad a sus actuaciones.
  • La “complejidad” del caso no se cuestiona, lo que preocupa es la razón para pedir 18 meses de coerción, cuando se entiende que los expedientes están “blindados”, según la fiscalía. ¿Para qué se necesita tanto tiempo?
  • Conviene explicar el caso de los militares sin ser cancelados o retirados. Si la explicación está en la Reforma Constitucional de 1994, la gente debe oírlo de las autoridades calificadas.
  • También es saludable que se cumplan los plazos y condiciones dispuestos por la juez Kenya Romero y se presente el caso a juicio de fondo cuanto antes.
  • Otro detalle observado es la variedad de las penas de coerción, evidenciando cierta profesionalidad y cuidado, tanto en los fiscales como en la juez.

Para finalizar estas disquisiciones alrededor de este tan especial proceso, he de anotar que, la ciudadanía está muy pendiente del rumbo que se le imprima a las investigaciones que se realicen, así como, al destino de los bienes incautados. La experiencia nos dice que el Ministerio Público y parte del tinglado legal que  custodia dichos bienes, han hecho uso abusivo de esas propiedades, o sea, hasta se las han robado.

¡Vivimos, seguiremos disparando!

 

POR ROLANDO ROBLES

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar