Las protestas y el cierre de establecimientos paraliza la Cachemira india

Por EFE lunes 2 de abril, 2018

EL NUEVO DIARIO, SRINAGAR, INDIA.- Las protestas y el cierre de negocios y establecimientos paralizaron hoy la vida en la Cachemira india, que el domingo vivió una de las peores jornadas de violencia de los últimos años con tres enfrentamientos que causaron veinte muertos y decenas de civiles heridos.

Estudiantes de la Universidad de Cachemira y empresarios de la Federación de Comerciantes y Fabricantes de Cachemira (KTMF) protagonizaron protestas en Srinagar, capital de verano del estado de Jammu y Cachemira, en rechazo a las acciones militares del Ejército indio.

Los empresarios trataron de alcanzar la sede en Srinagar del Grupo de Observación de la ONU en India y Pakistán (UNMOGIP), pero las autoridades impidieron que llegaran al lugar para protestar por los sucesos del domingo.

Ayer el Ejército indio desplegó una operación en tres puntos de los distritos de Shopian y Anantnag en los que murieron trece insurgentes y tres militares.

Además, los enfrentamientos se cobraron la vida de cuatro civiles y dejaron decenas de civiles heridos, según confirmaron las autoridades policiales del estado.

En una estampa que se ha repetido durante meses en la zona, los negocios y oficinas están cerrados a cal y canto, conforme al llamamiento a la huelga de los separatistas de la región, que hoy pidieron extender el paro hasta mañana.

Las tres principales figuras separatistas -incluido el líder de la Conferencia Hurriyat, Syed Ali Geelani, al que las autoridades indias levantaron la prisión domiciliaria el viernes por primera vez en ocho años- están de nuevo bajo arresto.

Los otros dos dirigentes separatistas, Mirwaiz Umar Farooq y Yasin Malik, están detenidos en su casa y una comisaría policial, respectivamente, confirmó a Efe el portavoz de la Conferencia Hurriyat, Ghulan Ahmad Gulzar.

Mientras tanto, las autoridades han establecido restricciones, han reforzado el despliegue de efectivos en varias ciudades de Cachemira y desde ayer está suspendido el servicio de datos para telefonía móvil.

“Se han impuesto restricciones como medida de precaución en algunas áreas”, indicó a Efe el superintendente de la Policía de Srinagar, Imtiyaz Ismail Parray.

Las restricciones tienen características parecidas a las de un toque de queda, limitando los derechos de reunión y de movimiento en algunas zonas, como sucede hoy en el centro de Srinagar.

Las escuelas permanecen cerradas en la región, una medida que continuará el martes, indicó a Efe el director del Departamento de Educación de Cachemira, Ghulam N. Itoo.

El teniente general A. K. Bhatt, un comandante del Ejército indio, indicó ayer que en la acción militar, “una de las mayores operaciones de los últimos tiempos”, murieron dos insurgentes a los que responsabilizan del fallecimiento el año pasado del teniente Umar Fayaz.

Los insurgentes han sido identificados como “locales” de los distritos en que sucedieron los enfrentamientos, donde desde ayer se celebran los funerales de los fallecidos.

Los incidentes se produjeron en un momento en que la región parecía haber recuperado la calma tras meses de protestas que dejaron más de un centenar de muertos y más de 10.000 heridos, más de un millar de ellos con lesiones oculares por el disparo de perdigones por parte de la Policía y el Ejército.

La Cachemira india es la única región de este país asiático con mayoría musulmana, y la India y Pakistán reclaman su completa soberanía desde la partición del subcontinente y su independencia del Imperio británico en 1947.

Desde entonces las dos naciones han librado dos guerras y varios conflictos bélicos por este territorio, separado por una frontera provisional que divide la parte administrada por cada uno de los dos países y que es una de las zonas más militarizadas del mundo.

Apple Store Google Play
Continuar