Las plagas, causas y consecuencias a luz de la Biblia

Por Miguel de J. Ramírez P. viernes 27 de marzo, 2020

Hermanos y amigos, que el Dios verdadero (Padre, Hijo y Espíritu Santo) les bendiga a todos, Mateo 28:19, en esta oportunidad expondremos el tema: “Las plagas, causas y consecuencias a luz de la Biblia”, esperando les sea de información, orientación y edificación.

Bien, comenzamos diciendo que plaga es toda clase de organismo que produzca daños y problemas tales como bacterias, virus, insectos, etc., a la salud humana, las plantas y animales.

En este mismo sentido, las plagas han existido desde el principio de la humanidad y desde que entró el pecado, por esto vemos las enfermedades, la vejez, el dolor, la muerte, etc. También la historia universal registra plagas en masa, tanto en las personas, en los animales, como en las plantas y cultivos, generando muerte, dolor, miseria, escasez, aflicción, tristeza, etc., etc.

Ahora bien, queremos plantear el origen y las plagas a luz de la Biblia, para tener una mayor comprensión del porqué de esta calamidad en la humanidad a través de los tiempos y en todo sentido material y espiritual que nos han afectado y debemos decir que el Señor Jesucristo hablando del futuro y su retorno a gobernar y eliminar el libre albedrio en la humanidad dejó señales variadas que se cumplirían simultáneamente en toda la tierra y entre ellas mencionó “La Pestilencia” en diferentes lugares. Lucas 21:11; Mateo 24:7.

Por otro lado, en toda la historia bíblica vemos como Dios castigó el pecado en muchas ocasiones de diversas formas, pero una de ellas era enviando peste o plaga a quienes se sublevaron contra él y sus normas y queremos mencionarles algunos casos:

Primero: En el tercer libro de la Biblia Levítico capítulos 13 y 14, se menciona la lepra como una plaga o peste por el pecado que Dios hacía brotar a aquellos desobedientes en su pueblo y de humillarse y arrepentirse y ofrecer los sacrificios correspondientes por su maldad Dios los restauraba nuevamente. Levítico Caps. 13 y 14.

Segundo: En el quinto libro de la Biblia Deuteronomio capítulo 28, después que Dios les dio sus mandamientos al pueblo de Israel y los adoptó como su pueblo siempre y cuando ellos les obedecieran les advirtió que de abandonar sus normas y corromperse les enviaría toda clase de plagas y enfermedades por su mal proceder y así se cumplió en varias ocasiones que el pueblo se apartó de Dios y sus reglas. Deuteronomio 28:15 al 68.

Tercero: Todos hemos visto la película de Moisés y los diez mandamientos, donde Dios castigó el pueblo de Egipto con plagas o pestilencia para que dejara ir a su pueblo Israel a la tierra que Dios les prometió, desde plagas contra los animales, las plantas y los seres humanos demostrando su control sobre la naturaleza, y dándose a conocer como el único Dios verdadero y con poder. Exodo Caps. 8, 9 y 10.

Cuarto: El rey David, segundo rey de Israel cometió el error de realizar un censo para saber con cuánto soldados contaba para salir a la guerra con su ejército, algo que no fue del agrado de Dios ya que quien los protegía y daba la victoria el mismo Creador, lo que llevó a traer el castigo de una plaga o peste contra el pueblo por tres días donde murieron 70 mil personas, y no murieron más porque el pueblo y su rey se humillaron y pidieron perdón a Dios y cesó la mortandad, este hecho lo registra en el segundo Libro del profeta Samuel, capítulo 24:1 al 25.

Mis queridos hermanos y amigos, si la Biblia es la palabra de Dios, se demuestra cuando se cumple lo que ha dicho Dios que ha de acontecer, por esto hubo plaga, hay plaga y habrá plagas en toda la historia humana y más cuando vemos que el pecado apareció, está, estará y ha aumentado a nivel intercontinental, donde se aprueba el matrimonio homosexual, el aborto, el consumo de substancias alucinógenas, las canciones nocivas, la violenta, el robo, la idolatría, los homicidios y toda clase de corrupción física y espiritual, trayendo el disgusto de un Dios santo, Amo y Señor del universo que ha demostrado su desacuerdo con el mal, dándonos todo, pero esperando gratitud y obediencia a sus normas. ¿Si o no?

Por otra parte, conociendo Dios el futuro advierte a un pueblo que lo conoce hoy, a no ser partícipe del pecado de una religión idolátrica que él llama Babilonia la Grande, la madre de las rameras, porque la castigará con plagas, según Apocalipsis 18:4 que transcribimos: “Salid de ella pueblo mío y no seáis partícipes de sus pecados, para que no recibáis parte de sus plagas”, Apoc. 18:4.

También, les quiero mencionar que antes del pueblo de Israel entrar a la tierra prometida por manos de Moisés se escogieron doce varones príncipes uno de cada tribu del pueblo para reconocer la tierra y traer un informe y éstos vinieron murmurando y negando lo que Dios les había dicho, por lo cual, provocaron incredulidad, rebeldía en el pueblo y sólo dos de ellos fueron fieles, de nombre Josué y Caleb, lo que llevó a Dios a pronunciar una sentencia contra ellos muriendo de plagas y no recibiendo la promesa de entrar a dicha tierra y sólo lograrlos sus descendientes, por su rebelión a Dios, y no fue atracaron y robaron, sino que murmuraron y desobedecieron la orden divina. Alábado si puede… Números 14:37.

¿Cree usted que Dios se hará el indiferente ante el pecado de la humanidad en este tiempo? ¿Piensa usted que las plagas son una casualidad e inventado en los laboratorios armamentistas humanos? ¿Tendrá Dios el control de las plagas que hay y que vengan el futuro? ¿Está usted preparado para vivir en un mundo lleno de plagas expuesto a morir aislado? ¿Ha procurado obedecer a Jesucristo aceptándolo como su Señor y Salvador? ¿Ha leído el manual de su Salvador conocido como el Nuevo Testamento? ¿Se preocupa por obedecer sus enseñanzas?

Concluyendo, nosotros somos los responsables de las plagas que hoy nos afectan, pero Dios da la promesa de librarnos de ellas si nos preocupamos por obedecerle, para esto nos ha dado sus normas y sus reglas  y se ha dado a conocer a través de su palabra la Biblia. Así que de nosotros depende evadir todas estas plagas de manera individual si le obedecemos a través de su Hijo Jesucristo y de manera colectiva si les damos para atrás a todas esas leyes antíbiblicas que se han aprobado legalizando el pecado y la maldad, de no hacerlo, pues no lloremos después, tendremos lo que sembrados. Y lo peor sería la perdición del alma… ¿Qué me dice usted? Salmos 91, Hechos 3:19; Mateo 4:17; Lucas 9:23 al 25; Juan 5:24.

Que el Señor nos bendiga, nos guarde, nos libre y nos ayude a todos…

Nota: De usted sentir el toque del Señor mediante estos mensajes bíblicos le recomiendo tres pasos: 1.- Visitar una iglesia bíblica, evangélica o pentecostal; 2.- Lea 1 o 2 capítulos diarios de la Biblia; 3.- Ore a Dios el Padre en el nombre de Jesús todos los días con sus propias palabras y su forma sincera de comunicarse…

Por Miguel de J. Ramírez P.

 

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar