Las nuevas oportunidades de América Latina

Por Manuel Berges Hijo lunes 8 de mayo, 2017

¡Solo siendo dominicano se siente, lo que yo siento!

Expresa un refrán popular:!Que para que uno se salve, otro tiene que fuñirse!; ejemplo este que se aplica principalmente al hambre, en el sentido de que para yo salvarme me como un pez, lo cual significa que yo me salvé y el pez murió, se fuñó, pero me salve.

Los europeos están a punto de fuñirse pues su Unión Europea languidece, primero con la salida de Gran Bretaña (Brexit) y ahora con la posible salida de Francia, el país donde se dio forma a la estructura actual y es que esta Unión Europea se enfrenta a un sinnúmero de eventos que pueden definir cuál será el resultado final de la integración, pues está rodeada de enemigos por todas partes:

a) Rusia por el Este;

b) Las mafias que trafican con seres humanos y los grupos terroristas por el sur;

c) los EUA en el oeste, hasta el punto de que el Presidente del Consejo Europeo considera al Presidente EUA como una “amenaza” más.

La Unión Europea se ideó hace 25 años con la firma del Tratado de Maastricht, pequeña ciudad holandesa que constituye la base jurídica de la UE que conocemos hoy y bajo el Tratado de Roma, del que salieron la Comunidad Económica Europea y la Comunidad Europea de la Energía Atómica (Euratom).

Los socios de la UE desean continuar la integración, pero algunos de ellos como el Primer Ministro Holandés, coquetea abiertamente con la xenofobia y contra la inmigración, alineado con Marine Le Pen con el entusiasmo de Donald Trump.

Un próximo evento ocurrirá en Roma donde los líderes quieren perfilar, definir, el futuro de la UE, sin Reino Unido, transmitiendo a los ciudadanos una esperanza, tras explicar que su éxito se ha debido al fin de las fronteras, a la cooperación económica, a las Erasmus, que es un plan de gestión de diversas administraciones públicas por el que se apoya y facilita la movilidad académica de los estudiantes y profesores universitarios dentro de los Estados miembros.

Los europeos ahora piensan como útil a su nuevo espíritu: a) reforzar la inter-gobernamentalidad, marcando el paso desde cada Estado Miembro; b) quitar competencias e iniciativa al Ejecutivo comunitario que presume de ser el más el más político de la historia, pero ha perdido la iniciativa y el liderazgo; c) reaccionar como puede pues sus miembros se pelean por fronteras, refugiados o déficits públicos; d) enfrentar los demasiados desafíos, amenazas e intereses en juego para que todo salga bien.

Juncker Presidente de la Comisión Europea, dijo en una de sus célebres citas que “los líderes europeos sabían perfectamente lo que había que hacer en momentos difíciles, pero que no sabían cómo ganar elecciones. Ahora, para su desgracia y la de todos, no saben ni cómo ganar elecciones ni lo que hay que hacer”.

En esta situación de la UE, es evidente que Latinoamérica tiene una gran oportunidad.

A esto le agregamos, que la líder ultraderechista francesa Marine Le Pen ha asegurado en una entrevista publicada por el dominical alemán “Bild am Sonntag” que “la Unión Europea (UE) ha muerto, aunque todavía no lo sabe”. La UE, “ha fracasado en todos los ámbitos”.

Con respecto a lo económico, para la política francesa, existe un crecimiento débil. Desde el ámbito social, la pobreza crece a medida que el desempleo es cada vez más alto.

Su opinión sobre la política de seguridad es que “la UE no es capaz de proteger las fronteras de Europa”, recalcando la incapacidad por proteger a los ciudadanos del terrorismo islamista.

“Cuando un experimento fracasa tan estrepitosamente hay que darlo por terminado”, concluye Le Pen, quien también dijo que antes de excluir a Francia de la UE trataría de llegar a la negociación para conseguir una “Europa de las Naciones”, señalando: “Quiero que la UE nos devuelva la soberanía en cuatro ámbitos: la protección de las fronteras; la política monetaria; la política económica y la justicia”; “Si la UE acepta, entonces crearemos una Europa de las Naciones”. Y en caso de que no sea aceptado por la Unión Europea, “le diré a los franceses que convocaré un referendo y abandonaremos la UE”.

Esto demuestra evidentemente, que Latinoamérica tiene ahora una gran oportunidad para mejorar su mundo, aprovechando estas coyunturas.

Por otro lado, la Agenda nacionalista del Presidente EUA, el nuevo Sheriff del pueblo, nos ofrece pingues oportunidades para desarrollarnos mejor; con ese limón hagamos una buena limonada: a) la construcción de su Muro, nos une para que no veamos tanto hacia el Norte y pongamos nuestras miradas en el Sur y procuremos ser también más nacionalistas que él y que sabemos ejercer con mayor patriotismo nuestra soberanía; b) Diseñemos con transparencia y plena participación entre nosotros y para nosotros los Latino Americanos, bajo el criterio de la autodeterminación de los pueblos, un ACUERDO ATLÁNTICO, TRANSPACÍFICO Y CARIBEÑO DE COOPERACIÓN ECONÓMICA (AATCCO) el cual acuerdo regularía un gran número de temas, que van desde el comercio de lácteos, hasta la regulación laboral, pasando por derechos de autor, patentes, inversiones privadas, medio ambiente y migración; c) renegociar colectivamente el comercio con la UE y con China; d) Diseñar un Plan de Seguridad Social continental, donde los trabajadores tengan acceso a las mejores tecnologías médicas posibles, que las tenemos pero no son asequibles; e) el acceso gratis a internet y lograr el de alta velocidad; f) la protección a los inversionistas; g) la propiedad intelectual en áreas como los productos farmacéuticos y la producción digital; h) así como en las normas de protección al medio ambiente; i) apertura de los mercados agronómicos.

 

Se trataría de un gran acuerdo comercial multinacional toda vez que el comercio significa empleos, pero también significa seguridad; sería un súper-bloque económico que reducirá las barreras comerciales en las naciones latinas que participan en él.

 

Finalmente, he de destacar una frase que dijo un Sargento norteamericano en la Segunda Guerra Mundial: “El enemigo está a nuestra izquierda, a nuestra derecha, los tenemos delante y detrás. Perfecto, esta vez no podrán escapar”.

 

Necesitamos una inyección de patriotismo urgente, para construir una mejor Latinoamérica. ¿Quién se anima?

 

¡Dominicano, hoy, se necesita sangre tipo Duarte!

Por Manuel Bergés hijo

Comenta