Las navidades en Europa

Por Venecia Joaquín jueves 20 de diciembre, 2018

Como en otras oportunidades, disfruto de las navidades en Europa, especialmente, en las  naciones donde viven  mis dos  hijos, Pietro y Pierre. Llegué hace alrededor de dos meses. En Suiza y   Francia, observé el espectacular  cambio de colores en las hojas de los árboles, recibí  brisas frescas del otoño  y la primera nevada anunciando la llegada del invierno.

En España, el frío es intenso. Las espontáneas reacciones de la gente ante el mismo, muy abrigada,  pero tomando café, sentada,  en las calzadas frente a los restaurantes,  es un encanto. En Alemania,  suele nevar mucho y  la sobriedad se acentúa.

Parecería que, independientemente de la posición geográfica, el invierno destaca la esencia, la personalidad,  de cada país y   la nieve se comporta acorde con la misma. En Suiza, por ejemplo, con  elegancia, la nieve va y viene, revistiendo de blanco  sus hermosas montañas; en España, la espontánea protesta por el viento y la lluvia  es tal, que casi no nieva; Alemania, tan circunspecta,  como una roca de hielo,  es nieve por doquier; en EU,  la he disfrutado muy  variada; RD, por el  sol, calor,  fiestas e imprevistos,  parecería que la nieve no se atreve a acercarse, apenas llega el frío.

¡Adoro la navidad en cualquier escenario!!  Con frío, calor, sol o nieve,  conduce al mismo objetivo: a  Dios,  a   su hijo, Jesús; a arroparnos con el manto de los principios cristianos: a dar amor, perdonar,   ¡a la paz espiritual!!  Invita al recogimiento, a la pausa, a buscar el YO interior del individuo y  de las poblaciones y llenarlos de afectos.

Las navidades son para  dar cariño, dejando detrás, odios y rencores; personas de diferentes nacionalidades y credos buscan  entenderse y respetarse. Es la época,  en que conciente o inconscientemente, el amor se pone de manifiesto en todas las actitudes y acciones: cantitos, arbolitos, Santa Claus,  luces,  adornos,  comida especial, intercambio de regalos, buenos deseos. Ellas destacan el espíritu cristiano; invitan a reflexionar, que más importante que lo material es lo espiritual: amor, perdón, comprensión,  asuntos esenciales de la vida, que a veces dejamos escapar.

En esta temporada,  es normal que surjan   tristezas,  melancolías; que  vengan  a la memoria  seres queridos, penas y alegrías, pero   respiramos  tranquilos, al recordar que  Dios esta  junto a nosotros y  espera con los brazos abiertos; que  envío su único hijo,  para decirnos,   que el amor al prójimo y la  justicia social  son esenciales para la paz   y  desarrollo  de las naciones;   que debemos ser humildes y ayudar los demás, con sacrificio si es necesario. Jesús lo demostró  al morir crucificado, para dejarnos  el hermoso  legado de los principios cristianos.

Pido a Dios ¡lluvia de bendiciones ¡! en navidad  para las  naciones del mundo y que la paz,  armonía y prosperidad,  las arropen en el 2019.

Por Venecia Joaquín

Anuncios

Comenta