Murallas de San Lázaro conquistan tercera corona consecutiva en la LNBF

Por Hanly Ramírez lunes 13 de septiembre, 2021

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO. Las Murallas del Este conquistaron este lunes su tercera corona de la Liga Nacional de Baloncesto Femenino en forma consecutiva al derrotar 96-75 (25-20/22-25/28-17/21-13) en el quinto y decisivo partido a las Reinas del Este.

De esa manera, las triple monarcas se llevan la Copa Banreservas-Don Máximo Bernard, la cual fue entregada por Jocelyn Bernard, hija del fenecido inmortal del deporte dominicano, quien luego la pasó a la presidenta del comité organizador, Gloria Reyes, directora del programa Supérate. Esta a su vez la entregó a las repitentes monarcas. La final, que se jugó en el Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto concluyó 3-2.

El torneo contó con el respaldo del Banreservas y del Ministerio de Deportes.

Cesarina Capellán fue seleccionada la Jugadora Más Valiosa de la LNBF. “Vine al equipo a ayudar”, dijo. “Me siento bien porque lo hice, no tengo palabras para explicar lo que se siente. Aporté un grano de arena al equipo”.

Capellán, que jugó de refuerzo del club mediante draft de equipos eliminados, pertenece al Mauricio Báez.

La clave fue “la defensa”, dijo. “Y le pusimos más actitud, porque siempre bajábamos en el tercer cuarto, no le bajamos nunca y le pusimos más”.

San Lázaro ganó las copas de 2018 y 2019 y se lleva la primera corona después del recesado campeonato de 2020 debido a la pandemia.

El ataque lazareño lo encabezó Yuleska Ramírez con 23 puntos y siete rebotes, Glorivel Rodríguez, que abrió como armadora, 16, Capellán 13, 15 rebotes, seis asistencias y dos robos, la refuerzo colombiana, Narlyn Mosquera 13 y 12 rebotes, Yamilé Rodríguez 14 puntos y nueve rebotes y Chelsy Hernández marcó 10, cinco rebotes y 12 asistencias.

“Es algo inolvidable, para eso trabajamos. Gracias a nuestra gerencia y a San Lázaro por la confianza”, dijo Hernández, quien valoró el trabajo de las jóvenes, Capellán, Glorivel y la joven Yendry Acosta.

Las Murallas se vieron casi eliminadas el pasado sábado, cuando perdían por 16 puntos en el tercer cuarto, pero se recuperaron para extender la serie al quinto y decisivo partido. “La contraseña la dio el mánager (Ariel Portuondo), que fue el orgullo y la vergüenza que tuvimos y la actitud que no era la mejor y en ese momento la cambiamos”, señaló.

Las Reinas contaron con 29 puntos, 10 rebotes y cuatro asistencias de Angie Hodge, Yenifer Jiménez 23 puntos, 12 rebotes y cuatro asistencias y su refuerzo Janifer Fairweather con 10 puntos y seis rebotes.

El partido marchó parejo para ambos equipos, al terminar la primera mitad las Murallas ganaban 47-45. Las Reinas buscaron mejorar su ofensiva con la contratación de Fairweather, la que jugó por las Águilas de Guachupita en la ronda regular, en sustitución de la colombiana, Laura Garrido, por su bajo rendimiento ofensivo en los últimos tres partidos de la final.

Fairweather corrió con poca fortuna luego de lastimarse y bajar su rendimiento fruto de su lesión, aunque terminó jugando con una clara cojera que le molestó para los dos lados de la cancha.

El tercer cuarto comenzó a mostrar el camino que llevaría el partido, con un dominio 28-17 de las Murallas. Las Reinas, se encontraban sin respuesta y al cerrar el período veían las repitentes monarcas con ventaja 75-62.

San Lázaro tuvo a dos jugadoras con problemas de faltas personal, tanto Glorivel como Mosquera, a cuyo factor las Reinas fallaron en sacarle provecho. La

Con 6:26 por jugar, Glorivel cometió su cuarta falta en el tercer cuarto, lo que dejó la responsabilidad del balón en manos de Carola. Nada mal para la gran capitana. A los 5:28 es Jiménez la que comete su tercera falta, pero el mánager Alberto Zavala se decidió por mantenerla. El poco recurso de la banca y quien lleve la pelota con eficiencia obligaba a mantener a su armadora titular en cancha.

Con 2:13 Por jugar, Narlyn Mosquera encesta dos tiros libres que puso el juego 68-59, debido a una falta intencional de Daivelis Berroa. Ya prácticamente al sonido de la chicharra, Berroa vuelve y comete falta, esta vez a Yendry Acosta, quien marcó los dos lances libres para finalizar así el tercer cuarto 75-62.

La ventaja, alcanzable en tiempo y número; se tornó abismal para las Reinas, por la concentración de su ataque y Hodge y Jiménez.

El cuarto período siguió el dominio, cuando Carola Hernández abrió con un triple para poner el partido 78-62 con 9:03 por jugar. una ventaja que se iba a 16. Las Reinas; en tanto lucían poco fluidas.

Apple Store Google Play
Continuar