Las hermanas Williams vuelven a enfrentarse en el Melbourne Park 19 años después

Por Carlos Luis Baron viernes 27 de enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, Melbourne 27 ene (EFE).- El complejo de Melbourne Park fue hace 19 años el primer escenario donde se vieron las caras, frente a frente, y donde este sábado, las hermanas Serena y Venus Williams lucharán por segunda vez en la final del Abierto de Australia.

Aquel primer duelo fue en la segunda ronda, ahora es el último partido. Vuelta a sus orígenes y regreso al pasado. Las dos veteranas estadounidense luchan de nuevo por un título del Grand Slam, después de 27 enfrentamientos en casi dos décadas donde han visto como muchas de sus rivales, Martina Hingis, Amelie Mauresmo, Lindsay Davenport, Kim Clijsters, y Justine Henin, entre otras, se retiraban.

Las dos han sobrevivido a todas ellas y se mantienen en activo, y siguen luchando, con nuevas ambiciones y retos aún. Más para Serena que de ganar por séptima vez este Grand Slam, recuperaría el número uno del mundo, y rompería la igualdad que mantiene con la alemana Steffi Graf, situándose a un solo grande del récord de Margaret Court, con 24 grandes.

"Cada punto será diferente", pronosticó Venus, de 36 años, uno menos que su hermana, convertida ya en la mujer de mayor edad en alcanzar la final de un Grand Slam desde que comenzó la Era Open. "No tiene demasiadas debilidades", anunció la mayor, que se ha ganado a pulso estar en la final, cediendo un solo set en su camino.

"No es un regalo, y voy a hacer lo que tenga que hacer para ganarlo. No voy a salir pensando qué podría hacer para ganar, sino hacerlo, y para eso debo seguir jugando como hasta ahora", dijo.

Para las dos hermanas será su novena final de un Grand Slam y la primera en algo más de siete años. Fue en Wimbledon 2009, donde Serena la venció e impidió que Venus ganara el título por tercer año consecutivo.

Venus está segura que se enfrenta contra la rival más competitiva de este deporte, pero también cree firmemente que puede cambiar los pronósticos. "No va a ser un partido fácil para ninguna de las dos. Hay que colocar a tu rival en un rincón, encerrarla. Pero tu rival es tu hermana, y es súper increíble, maravillosa", dijo.

Serena, por sus objetivos, su ambición y por su menor desgaste (no ha cedido un solo set), parte como favorita. Ha ganado 16 veces por 11 derrotas, y en finales del Grand Slam solo ha perdido dos veces de ocho duelos. Además ha batido a su hermana en siete de los ocho últimos enfrentamientos.

Hace 14 años disputaron la final del Abierto australiano, y Serena venció en tres sets, en un partido que Venus recordó como "una real batalla"

"Fue muy intenso, no pude imponer mi juego ante ella aquel día. Fue demasiado buena", dijo Venus que se siente feliz, no solo por medirse contra su hermana, sino por haberse recuperado tras abandonar en la segunda ronda de Auckland, por un problema en el brazo derecho.

"Es probablemente el momento de nuestras carreras", dijo Serena, "nunca perdí la esperanza de ser capaces de encontrarnos en una final", añadió la jugadora que ha alcanzado siete finales en sus últimas diez particiones en los ‘majors’

"Es mi rival más dura, nadie me ha ganado tantas veces como Venus lo ha hecho. Siento que cualquiera que gane, ganaremos las dos", señaló la pequeña de las Williams. EFE.

Por Miguel Luengo